Saltar al contenido

Vende más conociendo el perfil de tus clientes

¿Conoces cómo piensan tus clientes?

Desde ya es necesario dejar en claro que definir un tipo de cliente, en específico, al tratarse de seres humanos, es un asunto muy complejo y que no creo que sea tan sencillo de lograr, pues constantemente cambiamos de opinión y de preferencias de acuerdo a nuestras condiciones y contexto, razón por la que definir estrictamente tipos de clientes, no sería del todo posible.

Sin embargo, lo que sí podemos hacer es identificar estados posibles en los que se sitúe el cliente, y que nos permitan conocer un poco más de su decisión con respecto a una posible compra. Incluso, esta información puede permitir acercarnos a su posición, lo que permita que conozcamos y podamos interpretar parte de sus comportamientos y acciones en nuestro negocio.

Quédate hasta el final para ir conociendo los perfiles de clientes que pueden presentarse en distintas personas para saber cómo proceder y así, poder aumentar las ventas de nuestro negocio. Ahora, ¿Dónde aplicar esta información? Puedes usarlo no solo en tu negocio en físico, sino también en tus negocios en línea, las posibilidades son muchas.

Perfiles de clientes que debes conocer

Como hemos adelantado, haremos mención a una serie de aspectos de comportamiento o estilos de comportamiento que se pueden presentar con frecuencia en nuestros clientes y que nos ofrecerá información valiosa para entender qué necesita y cómo podemos conectar con él. Empecemos:

Clientes con un comportamiento decisivo

Aunque depende de sus intereses y lo que están buscando, se caracteriza por ser una actitud que se desarrolla con una rapidez importante, aludiendo a una decisión que se toma en poco tiempo. Por lo general, suelen ser personas que son muy directas en su expresión y en sus ideas, razón por la que se comunicarán también de forma directa.

Aquí es de vital importancia que con respecto a las respuestas que les demos, seamos también concretos y sinceros, pues consultan exactamente lo que necesitan saber, razón por la que no podemos ofrecerle soluciones alejadas de lo que buscan o dar vueltas a un asunto en específico. No conocer sobre los productos o servicios sobre los que consulta, así como titubear en las conversaciones, pueden ser factores decisivos que hagan que pierda el interés.

¿Qué debes hacer? Aprovecha el tiempo. Comunícate de manera directa, no te excedas en las palabras que uses, ve al grano con información concreta que le permita aclarar cualquiera de sus dudas, pues usualmente este tipo de personas consultan solo para terminar de decidir su compra, cosa que ya habían hecho.

Clientes que tienen una actitud serena

De una actitud rápida y afanada, pasamos a un cliente que llega a tu negocio con una energía y un aire mucho más tranquilo y calmado, razón por la que es prudente que ante este tipo de clientes tomemos una actitud igualmente tranquila sin perder la vista de lo importante en el proceso.

Suelen ser personas sumamente amables y dispuestas a escuchar, pero evita dar vueltas para vender tu producto o servicio, pues lo más probable es que perdamos de vista su atención, lo que nos llevaría a perder también una posible oportunidad de venta muy importante.

¿Qué debes hacer? Comunícate de manera tranquila con información clave y concreta sobre lo que estás vendiendo. Puedes añadir explicaciones o información adicional que contribuya a un mejor entendimiento de lo que hace tu producto o aclare dudas que se puedan generar en el futuro. Aquí funciona muy bien brindar acompañamiento, de tal forma que el cliente se sienta respaldado por la marca que ha elegido.

Clientes que son perfeccionistas

Este es uno de los comportamientos o actitudes más complejos y también más delicados que debemos conocer e identificar para poder estar al tanto de sus necesidades, sin descuidar los demás, pero aún sin tener en cuenta el tiempo, es un cliente que puede perder el interés por cualquier aspecto que no sea de su agrado, dado que es una persona detallista que necesita conocer más allá de lo que ofreces.

Ante un cliente en este estado es necesario tener una buena capacidad comunicativa para establecer canales acertados que nos permitan darle a conocer toda la información que necesita, ofrecer explicaciones y datos sobre ello, es clave para que tenga un panorama general que le permita decidirse por optar por nuestro producto o servicio.

¿Qué debes hacer? Ten en cuenta que la paciencia y la prudencia son valores importantes que si bien deben estar presentes siempre, en estos casos cobran especial importancia, pues saturarlos con información que no han solicitado o presionar para que compren, serán acciones equivocadas que pueden hacer que pierdan interés por tu negocio. Comunícate de forma tranquila y asegurándote de que tus respuestas sean correctas, no contestes por rellenar vacíos.

NOTA

Recuerda que cada persona es distinta, toma decisiones basado en sus experiencias, preferencias y sentimientos, por ello definir qué hará o poder conocer su comportamiento de compras de manera específica, es muy difícil, pero este proceso se trata de interpretar señales que nos aporten datos que necesitamos.

No es tan alejado eso de que “cada persona es un mundo”, por ello clasificar los modos de comportamiento e intentar definir tipos de cliente suele ser una tarea interminable. Estos fueron estilos de comportamiento que debemos considerar, cuando se presenten, para que podamos responder de forma efectiva a lo que quieren y buscan, solo así podemos ir tanteando el terreno y lograr un canal directo de comunicación, esta es la clave. Conoce más sobre cómo conocer a tus clientes en nuestra sección de Marketing, pues es uno de los secretos más grandes de los negocios exitosos.