Saltar al contenido

Trucos para no caer en SPAM con tu email marketing

Cuida tus campañas de email marketing

Si bien las campañas de email marketing han marcado un antes y un después en las estrategias de marketing en general y en la forma en la que nos podemos comunicar con nuestros clientes como herramienta importante, también es cierto que existe un riesgo de que nuestros correos pasen a ocupar la carpeta de SPAM de nuestros clientes si no seguimos una buena práctica.

En esto han caído muchos negocios, pues en su afán por generar interacciones, respuestas, ventas y demás, han realizado prácticas que no solo los han alejado de sus clientes, sino que han condenado sus mensajes en esta carpeta en la que ningún negocio quisiera estar, pues se excedieron con la frecuencia de envío, sus ofertas no se ajustaban a las preferencias de los clientes, etc., las razones varían.

Es por ello que cuidar de nuestras campañas de email marketing es un asunto fundamental en el que debemos trabajar desde el primer momento en el que consideramos implementar una estrategia de este tipo. Conoce aquí los mejores trucos para sacarle el mejor provecho.

Así evitas caer en SPAM con tu email marketing

Veamos a continuación una serie de aspectos que pueden ser determinantes en la forma en la que desarrolles tu campaña de email marketing para obtener los mejores beneficios reduciendo las posibilidades de caer en esta carpeta que en muchos casos implica el olvido. Empecemos:

Envía correos realmente relevantes

En ocasiones, guiados por la intención de comunicarnos con nuestros clientes, optamos por enviar correos y mensajes que nos permitan hacer presencia pero que en realidad, no son del todo relevantes para ese tipo de clientes, lo que reduciría el impacto e interés cuando realmente enviemos un correo relevante para sus preferencias.

Es por ello que es importante trabajar sobre este punto y centrarnos en comunicar solo lo que pueda interesar de verdad a nuestros clientes. El contenido que envíes debe ser interesante para ellos, pues debe captar su atención, por ello, si no lo es, probablemente perdamos valor.

Cuidado con la frecuencia de envíos

Sin duda no podemos dejar de lado la frecuencia de los envíos de correos electrónicos, pues también desempeñan un papel fundamental a la hora de enviar suscripciones a correo no deseado. Siguiendo el punto anterior, olvidemos la idea de que más es mejor, en este caso aplica no necesariamente la regla contraria, pero sí en la que la calidad precede la frecuencia de los envíos.

Si no tienes información relevante y de interés para tu clientes, es mejor no enviar correos porque si. Seguramente te ha pasado que recibes demasiados correos de un sitio, con información que obvias o que no es realmente importante para ver cada día y te molesta, esta molestia te empuja no solo a enviar los correos a la carpeta de SPAM, sino incluso a eliminar la suscripción. Evita saturar la vista de tus clientes con tus correos.

Presta atención a la redacción y ortografía

Si no quieres terminar en la carpeta de SPAM, por más que tus clientes quieran tus productos, identificar una falta de ortografía o errores en la redacción, resta autoridad y prestigio a tu negocio. La presentación del contenido no solo aplica para los colores, imágenes y demás, sino también para la redacción de los textos. Siempre revisa antes de enviarlo, en especial cuando lo envías a varios clientes.

Identifica “Cuando sí” conviene enviar correos

Si, existen momentos en los que es más “conveniente” enviar correos electrónicos a nuestros clientes, pues las probabilidades de que los lean y no los pasen por alto son mucho más elevadas. Por ejemplo, como usuarios, preferimos la ausencia de correos electrónicos durante los fines de semana, pero esto también tiene que ver con la época del año. Por ejemplo, una práctica fuera de ello sería el envío correo de disfraces, si nuestro negocio se dedica a ello, cuando está muy cerca de ser navidad.

Varía el contenido que envías

Hemos mencionado que se trata de enviar correos electrónicos con contenido relevante que coincida, sobre todo, con los intereses de nuestros clientes o de nuestro público potencial, pero aquí también debemos tener en cuenta que podemos variar el contenido que enviamos, siguiendo estos dos elementos clave.

Prueba con distintos tipos de temas, contenidos, extensiones, etc. Esto también será clave para identificar si les gusta y cuáles de ellos generan mayor interacción o respuesta por parte de ellos.

Y hasta aquí nuestros trucos más importantes para evitar llegar hasta la carpeta de SPAM, una sección del correo electrónico a la que ningún negocio quiere llegar. Cuida de estos puntos y verás cómo puedes comunicarte y mejorar las interacciones con tus clientes. Recuerda que si quieres conocer más acerca del email marketing, en nuestra sección de Marketing encontrarás mucha más información.