Saltar al contenido

Lo que estabas haciendo mal en tu ecommerce

Evita esto y haz que tu negocio crezca

Sabemos que el mundo de los negocios es un camino con obstáculos y oportunidades que cada emprendedor labra y en el que cada uno descubre lo que conviene para su actividad, las falencias en comparación con otros competidores, las preferencias de sus clientes, etc. Este movimiento constante implica a la vez una evaluación permanente de nuestras condiciones y con ello, identificar acciones que no estén arrojando buenos resultados.

A menudo podemos estar realizando acciones u omitiendo otras, que a mediano o largo plazo perjudican nuestro rendimiento en un negocio de comercio electrónico y que no habíamos notado. Es momento de trabajar en ellas, hallarlas y empezar a tomar acción para que podamos retomar el buen camino y seguir creciendo.

En esta ocasión te presentamos una serie de acciones negativas que puedes estar realizando en tu ecommerce y que no habías considerado. Recuerda que cada negocio y actividad es distinta, por ello conviene revisar de cerca cada caso.

haz que tu negocio crezca con ecommerce

Errores frecuentes en un ecommerce, identifícalos

Evita exponerte a perder clientes e incluso ventas por no detectar estos posibles casos a tiempo. Recuerda que ser el mejor en tu ecommerce es un proceso en el que se trabaja cada día y en cada sección, por ello revisar los detalles es una de las mayores claves para lograrlo. Empecemos:

Empezar a vender sin definir un modelo de negocio

En muchos casos el afán por empezar a vender arrastra una serie de acciones que no permiten que sigamos un plan definido de operación, sino que buscamos insistentemente que sean los números los que empiecen a correr en nuestro negocio, pero en realidad, para que esto ocurra, necesitamos tomar varias decisiones primero.

Una de ellas y una de las más importantes es definir el modelo de negocio que va a tener nuestro ecommerce. Cuando se define el modelo podemos también empezar a identificar otros aspectos logísticos, ya sea que optemos por la producción propia, recurramos a proveedores con dropshipping o bien contemos con un stock e incluso, optemos también por implementar una tienda física.

No contar con un diseño web responsive

Este es también un error habitual entre los emprendedores de ecommerce, dado que por querer empezar a vender, montan un sitio web que no se adapta si no solamente a un tipo de pantalla, en general, a la pantalla de un computador. No contar con un sitio web que tenga un diseño responsive, puede hacer que pierdas muchas ventas, pues la comodidad de contar con una interfaz que se adapte a cualquier dispositivo es una necesidad creciente.

La importancia de contar con un sitio que tenga un diseño adaptado surge como necesidad del mercado debido a que cada vez con mayor frecuencia los usuarios utilizan sus dispositivos móviles, especialmente, aunque también otra serie de aparatos, para realizar sus compras en línea o al menos, ver cuáles son los productos que comprarían, por lo que visitar un sitio sin diseño responsive podría hacer que se descarte de primera mano la tienda.

Ofrecer disponibilidad de servicio al cliente muy limitada

Para desarrollar este punto debemos partir del reconocimiento de la importancia de ofrecer un servicio de atención al cliente en un ecommerce. Recordemos que para el cliente es importante saber que su compra es atendida como otras del mercado, pero que también al realizar una consulta o problema, será atendido con celeridad y con total atención, esta importancia de su figura es relevante para creer o no en un negocio.

Es por ello que ofrecer un servicio de atención al cliente puede determinar la forma en la que nos ve. Ahora bien, pasemos al otro aspecto que es la disponibilidad. Un sitio que cuenta con un horario de atención que no cumple o que si bien, fuera de él recibe peticiones pero no las responde, básicamente niega la posibilidad de atender a sus clientes, de ahí que sea tan importante flexibilizar los horarios, manifestar el horario disponible y acoger todas las dudas, consultas y comentarios apenas sea posible.

Ubicar imágenes de mala calidad

Ya sea porque queremos reducir la inversión, porque no estamos prestando la importancia que merece a la calidad o porque queremos publicar de inmediato, fácilmente podemos caer en el error de utilizar imágenes cuya calidad sea baja y además, poco profesional. Recuerda que parte del prestigio y autoridad de un sitio se evidencia a través de su contenido y con ello, las fotografías de sus productos.

Este es uno de los factores que más daña un ecommerce, dado que este es uno de los pocos medios que tiene el usuario para familiarizarse con el producto, por lo que no verlo claramente puede disminuir las ganas o el interés sobre él. Invierte en fotografías profesionales y de calidad.

Pocos sistemas de pago

Los sistemas de pago, así como está, en plural, son indispensables para facilitar al cliente poder finalizar una compra. A menudo sucede que muchas tiendas virtuales que están iniciando, suelen tener pocas opciones de pago disponibles, pensando en que introducir más no es necesario o bien por comodidad del negocio, sin embargo, con esta conducta podemos cerrarle la puerta a muchas oportunidades.

Este punto es especialmente importante si tenemos en cuenta que no todos los usuarios cuentan con los mismos accesos, plataformas y medios de pago, ya sea por sus entidades bancarias, hábitos de compra, facilidad de acceso, entre otros. Es por ello que ofrecer varias opciones de pago en las que el cliente pueda encontrar la que mejor se adapte a sus características, es un punto a favor que no podemos perder.

Conformarse con un servidor lento

Si lo pensamos como usuarios de Internet, preferimos consultar en aquellos sitios que cuentan con una fácil y rápida navegación, donde podemos ir sin problemas de tiempo de un lugar a otro, en lugar de esperar por minutos que cargue la página que buscamos. Esto implica que un factor importante es la velocidad de navegación del sitio, donde un servidor lento, aún con los mejores productos o diseño, puede alejar a nuestros clientes e interesados.

Uno de los requisitos que debemos establecer cuando vamos a elegir un servidor, es decir, a un servicio de alojamiento web, es la velocidad y el espacio, los cuales deben ser suficientes para poder garantizar el buen funcionamiento de nuestra tienda en línea, sin contratiempos y sin que perjudique nuestro rendimiento a corto, mediano y a largo plazo.

 ecommerce

Proceso de compra complejo

Ya sea por querer darle dinamismo a un sitio, hacerla una experiencia distinta, entre otros factores, muchos dueños de ecommerce caen en el error de usar una arquitectura con una interfaz poco intuitiva y por el contrario, difícil de comprender y utilizar, un aspecto que fácilmente puede molestar a los usuarios, en particular cuando el proceso de compra implica muchos pasos en el camino.

También puede ser un sitio difícil de manejar, incluso no necesariamente solo en el proceso de compra, pues se puede dar cuando el sitio agrega productos sin organizarlos, no hay categorías de productos y por tanto, carece de una estructura definida que permita la identificación clara de los lugares dónde hallar lo que buscan. Entre más fácil sea de usar y comprender, mucho mejor.

Cuando estés montando tu sitio en línea o bien si ya lo tienes montado y quieres revisar si funciona, lo primero que debes hacer es ponerte en la posición de tu cliente y examinar de manera objetiva la forma de operación que tiene el sitio. Aquí podrás identificar muchas claves que te van a permitir cambiar el enfoque y adaptar el sitio para ofrecer una mejor experiencia, eso sí, no descartes las consultas directas con tu público.