Saltar al contenido

Cómo hacer un estudio de clientes para tu negocio

Lo que debes saber para iniciar

Nada es más cierto que una empresa que conoce a sus clientes está condenada al éxito. Sin embargo, por mucho tiempo omití esta idea pensando que debía darle prioridad al producto que estaba vendiendo, lo que desconocía es que mi atención debía centrarse en mis clientes primero, antes de lanzar cualquier estrategia.

Así, tras el error, confirmé que mi prioridad era conocer los clientes a los que me dirigía y solo en este sentido podría encontrar los caminos correctos para llegar a ello, lo que resultó en un aumento del rendimiento de mi negocio mucho más notorio. Es por ello que si estás en este punto, ya lanzaste tu negocio o estás planeando emprender, debes saber que un estudio de clientes es la clave para iniciar.

¿Por qué? Básicamente porque en la medida en la que conozcas el comportamiento de tus clientes y sus preferencias, podrás desarrollar estrategias que tengan resultados eficientes para tu negocio.

¿Cómo se realiza un estudio de clientes?

Teniendo en cuenta toda la información anterior pasaremos a ver cómo podemos realizar un estudio de clientes y todo lo que necesitas tener en cuenta para desarrollar este proceso de tal manera que puedas obtener los mejores recursos para tus estrategias. Empecemos:

Paso 1: Determina el objetivo

Sabemos que de manera general, el estudio de clientes se plantea como objetivo principal conocer a los clientes. Sin embargo, es posible identificar objetivos específicos en relación con este aspecto, que deseemos identificar de los clientes, ya sea de los clientes actuales como de los clientes potenciales.

En este sentido, partiendo del objetivo en específico podemos recurrir a distintos medios que nos permitan hallar la información concreta que necesitamos para el desarrollo de técnicas enfocadas en ellas. Entre los datos que suelen priorizar las empresas para conocer a sus clientes encontramos aspectos demográficos, las preferencias del público, los hábitos de consumo en específico, entre otros.

Paso 2: Establece el método de investigación

El siguiente paso está enfocado en la búsqueda de los métodos de investigación que nos van a permitir empezar con la recopilación, almacenamiento y manejo de datos que será fundamental para el estudio de nuestros clientes o bien, los clientes potenciales que podemos encontrar en el mercado.

¿Cuáles son los métodos de investigación que podemos encontrar? Existen varios, entre ellos los estudios etnográficos que se basan en una investigación cualitativa donde obtenemos información en relación con la cultura de la población. También están las encuestas de satisfacción para conocer su percepción con respecto al servicio de la marca, los productos que ofrece y en general, su experiencia, entre otros.

Recuerda

Si bien es importante conocer aspectos variados y esto puede pasar en función de la información que quieras obtener, es de vital importancia que independientemente de ello reúnas información general como el nombre, la edad, el género, la ubicación y su correo electrónico, esto facilitará un canal de contacto si se acepta y rasgos concretos del perfil de tus clientes. También puedes investigar sobre sus marcas favoritas, pasatiempos, tipos de productos del sector que consume con mayor frecuencia, la cantidad que dispone para ellos, lugar de compra, frecuencia de compra, forma de pago, entre otros.

Paso 3: Analiza la información obtenida

Una vez tengas la información que habías buscado a través de los distintos métodos de investigación, basados a su vez en los objetivos específicos, es decir, en la información concreta que necesitabas para el desarrollo de tus estrategias, es momento de reunir todos los datos para analizarlos.

La información que obtenemos nos va a permitir identificar aspectos fundamentales en los que podremos empezar a trabajar. Así, podemos conocer las opiniones y la experiencia de un grupo de personas a las que va enfocado nuestro producto o servicio. Esto nos permitirá identificar las falencias y empezar a idear estrategias para mejorar la reputación, ventas, etc.

Paso 4: Organiza la información

Claro, la has reunido y le has dado una primera mirada a los datos que has obtenido, pero es momento de organizarla para realizar un proceso de análisis mucho más concreto. Aquí pasamos organizar la información en función de características y particularidades que hayamos identificado a lo largo del proceso.

Cuando reunimos la información podemos darnos una idea de los tipos de clientes, las preferencias que han evidenciado que siguen, las características que nos van a permitir identificarlos y en esta medida, ofrecer las soluciones a sus requerimientos. Esta será la base principal sobre la cual empezaremos con la planeación y activación de estrategias que busquen mejorar su experiencia con nuestro servicio y productos.

Hasta este punto hemos logrado recopilar la información que nos interesa para mejorar la experiencia de nuestros clientes usando datos específicos y directamente provenientes de ellos, lo que aumenta las posibilidades de que desarrollemos estrategias con altas probabilidades de eficiencia. Conoce más acerca del estudio de clientes en nuestra sección de Marketing.

Si quieres conocer más acerca del estudio de clientes, de qué se trata, cuál es su objetivo, sus beneficios y demás, en nuestra sección de Marketing encontrarás mucho más contenido que te permitirá saber más de este y otros aspectos claves para que tu negocio crezca en el mercado actual.