Saltar al contenido

Renting empresas: en qué consiste y cuáles son sus ventajas

¿Qué es el renting?

Dentro de la variedad de herramientas que es posible identificar en la actualidad para este campo, el renting para empresas es uno de los más importantes. Se trata de un arrendamiento de bienes donde el arrendador cede al arrendatario el uso de un bien mueble o inmueble por un tiempo determinado superior a los 12 meses. Por esta cantidad de tiempo se paga una cantidad de dinero de manera mensual, trimestral o anual, de manera que sea posible hacer uso del bien.

En el caso de las empresas, estas son dueñas de un bien que ofrecen a otras empresas o bien personas particulares en régimen de alquiler. Para su funcionamiento es necesario realizar un contrato de renting en el que se determinan las condiciones a que haya lugar de las dos partes, además de la especificación de las cláusulas como la duración, valor, entre otros.

Ventajas del renting para empresas

Ahora bien, pasemos a ver las principales ventajas que tiene este tipo de contrato de alquiler en el que los empresarios y emprendedores cuentan con una forma de aprovechar la modalidad para reducir costos, por ejemplo. Estas son

No es necesario un desembolso inicial

Uno de los grandes puntos a favor que tiene el renting para empresas es la posibilidad de reducir costos, como mencionamos. Esto se debe a que, como funciona cualquier tipo de contrato de alquiler, el implicado no debe realizar un desembolso inicial total que le permita acceder al bien, así como tampoco deberá buscar financiamiento a gran escala para poder aprovechar el artículo, lo que supone una facilidad de acceso muy importante.
Acceso a servicios adicionales

El contrato de renting cuenta con una serie de servicios adicionales frente al alquiler del mueble o artículo en el que se está interesado inicialmente. Sin duda representa una ventaja para la otra parte, dado que también le permite ahorrar tiempo y dinero en condiciones específicas necesarias para ese bien. Por ejemplo, si el contrato se basa en el alquiler de un vehículo, el encargado puede ofrecer servicios incorporados como el pago de seguros, mantenimiento, etc.

Variedad de artículos por contratar

Una de las principales ventajas que encontramos en el renting para empresas, es la gran variedad de artículos que es posible contratar con este tipo de acuerdos. En este sentido, podemos encontrar vehículos que distintos tipos que no requieren de una tarjeta de transporte, artículos tecnológicos como ordenadores, impresoras, etc, productos de construcción y máquinas, equipos médicos, entre muchos otros más.

Estabilidad financiera

Otro aspecto importante en este tipo de contrato, tiene que ver con que dado que la cuota del renting corresponde a un gasto fijo, mantiene la estabilidad financiera en esta necesidad y otorga mayor seguridad a quien lo adquiere. Esto se debe a que la cuota del renting no estará afectada por cambios en relación con la inflación o tipos de interés, es una cuota fija por el tiempo determinado.

Uso personalizado

Este punto responde a que el renting para empresas es un tipo de contrato que puede personalizarse, es decir, se adapta a las necesidades particulares de quien se interesa por el bien o el artículo, de manera que pueda acceder a lo que necesita y sobre todo, en las mejores condiciones. Adicional a ello, tendrá todos los documentos y tramitaciones preparadas para su uso, pues su gestión corresponde a la parte que alquila.

En general, el renting para empresas constituye uno de los acuerdos más importantes y beneficiosos, pues también facilita toda la gestión administrativa, representa un proceso accesible en el que se reducen sustancialmente los riesgos asociados a la propiedad del mueble o sus condiciones y se convierte en una opción de ahorro importante para suplir necesidades en cualquier momento.