Saltar al contenido

Los 7 pilares de todo proyecto de inversión que no debes olvidar

Construye tu proyecto de inversión

Cuando hablamos de un proyecto de inversión, nos referimos a aquellos planes o ideas que necesitan recursos para desarrollarse, razón por la que están sujetos a un planteamiento detallado que les permite evaluar financieramente para determinar si son viables o no. En este caso, un proyecto de inversión puede ser una idea de negocio.

Ahora bien, crear un proyecto de inversión que te permita convencer al candidato ideal para que invierta en tu negocio, sea un socio o cualquier otro canal de financiamiento, requiere de una serie de elementos indispensables que te permitan lograr el objetivo. Es por ello que, a continuación, te presentamos cuáles son los pilares que debe incluir todo proyecto de inversión.

Pilares del proyecto de inversión

Si tienes un proyecto planeado o buscas fortalecerlo para presentarlo a posibles inversores, estos son los elementos que no te pueden faltar cuando lo presentes, pues además, te permitirán darle cuerpo a tu idea y profundizar en lo que necesitas. Veamos:

Introducción del proyecto

Evita pasar por alto la introducción de tu proyecto, pues de hecho se convierte en el primer enganche para quienes lo lean, es decir, los posibles inversores. En esta parte debes redactar una pequeña reseña histórica del desarrollo del proyecto, el funcionamiento que tendría resumido y en general, los factores más importantes por los que destacará en el mercado, de manera que se convierta en una opción que interese a los lectores.

Antecedentes

Esta es una parte muy importante del proyecto, dado que en ella se deben proporcionar detalles de la constitución de quien está detrás del proyecto y a quien le interesa que se realice. En este espacio también se debe agregar un estudio que dé cuenta de las condiciones a las que ha llegado del proyecto, sus intenciones y cómo se encuentra previamente a la ejecución.

Objetivo del proyecto

Sin duda la meta a la que se fije el proyecto será un aspecto que tus posibles inversores no se van a saltar en la lectura del documento, por ello es fundamental explicar de manera concisa y clara, cuáles son los objetivos que te planteas o se plantean en el proyecto. Aquí te recomendamos sintetizar muy bien cuáles son los fines que tendrá el proyecto, recuerda que estos pueden estar planteados de manera general y específica. Evita expandirte y repetir para que la lectura sea mucho más puntual.

Estudio de mercado

Para que los lectores del proyecto puedan darse una idea de las ventas, es necesario partir de la presentación del producto o servicio en el que está basado el proyecto de inversión. Aquí debemos presentar con claridad, de qué se trata el producto o servicio, para qué funciona, cómo estará constituido en términos de cantidad, peso, etc., entre otros aspectos generales. Posteriormente, es necesario analizar cuál es la demanda del producto, el perfil de la persona que accedería a él y la zona en la se ubica el mercado para este. A esto se suma identificar la competencia y la oferta.

Modo de producción

En este punto, también conocido como estudio técnico, es necesario empezar a plantear cómo se va a producir el producto que vamos a vender o cómo se va a desarrollar el servicio que vamos a ofrecer. Así, debemos incluir aspectos como la ubicación que tendría el negocio o bien las instalaciones, las máquinas y equipos necesarios, la materia prima necesaria y si es necesario, el personal al que se va a contratar y las funciones que van a desempeñar.

Rentabilidad del proyecto

Este punto constituye uno de los más importantes del proyecto, pues se trata de un estudio financiero en el que se debe demostrar que se trata de un proyecto rentable y viable. Así, se deben establecer tres presupuestos, las ventas, la inversión y los gastos de la idea. Este será un elemento conectado a los puntos anteriores y determinará la viabilidad, incluso si requiere más de algunos de los aspectos mencionados, máquinas, materia prima, etc.

Organización de la empresa

En este último punto, que sin duda tampoco te puede faltar en el desarrollo del proyecto de inversión, se empezará a definir la organización que tendrá la empresa y si es necesario, los cambios que se empezarán a aplicar en caso de que ya esté constituida. Aquí debemos mencionar el régimen fiscal que es más conveniente para la empresa, organización de la empresa con el proyecto en marcha y los pasos que se requieren para ejecutarlo.

Estos fueron los aspectos que sin duda no te pueden faltar a la hora de crear un proyecto de inversión que, como vimos, aplica para empresas que quieran ofrecer productos o servicios desde cero, o bien, empresas que ya estén formadas. Recuerda que no está de más buscar asesoría si lo necesitas, pues se trata de un documento importante que requiere de un gran estudio.