Saltar al contenido

Reduce la deuda de tu negocio con estos consejos

Cómo reducir una deuda de negocio en poco tiempo

Si tu negocio recién inició en el mercado o bien lleva relativamente poco tiempo en él, y has adquirido una deuda para su financiamiento, definitivamente este apartado es para ti. Como sabrás, las empresas pequeñas suelen acudir a distintas fuentes de financiamiento que les proporcionan el capital necesario para iniciar sus actividades, aprovechar propuestas de negocio o mantenerse en tiempos de crisis, sin embargo, muchos sin un orden en sus finanzas lamentan haberlas adquirido.

Aún si este no es tu caso, sabemos que tener una deuda pendiente es siempre motivo de tensión e intranquilidad, por lo que salir de ella se convierte en una necesidad importante, aunque en muchos casos no sepamos cómo empezar a reducirla para ir terminando poco a poco con ella. Es por ello que hemos reunido la información que verás aquí, para que sepas cómo reducir la deuda de tu negocio y de esta manera, aprovechar tu dinero para destinarlo a otras actividades.

Consejos para reducir la deuda adquirida en tu negocio

Una deuda no debe ser para siempre, no la pospongas ni prolongues aún más las cuotas o los pagos acordados, es momento de empezar a reducirla para que puedas estar en más tranquilidad con las finanzas de tu negocio. Veamos cómo hacerlo:

Identifica la deuda de tu negocio

Sabemos que en este caso podemos hablar en plural, es decir, las deudas que tenga tu negocio. Por ello, una de las primeras cosas que debemos hacer para reducirlas, es empezar a identificarlas y con ello, establecer algunos detalles clave que nos permitirán conocer su funcionamiento general, es decir, cuáles son las que están activas, su monto y distribución de cuotas, la entidad o quién proporcionó el dinero, etc.

Organiza las deudas pendientes

Ahora que tienes vistas cuáles son las deudas que están activas en este momento y a las que debes responder, es momento de que las organicemos de tal manera que prioricemos su urgencia y monto. Este es un paso fundamental para empezar con la reducción de la deuda, dado que es necesario conocerlo de tal forma que podamos empezar a registrar el pago y el porcentaje que requiere. Es necesario que en este punto prioricemos los que tengan mayor porcentaje.

Toma una deuda de manera estratégica

Algo que debemos tener en cuenta es que asumir una nueva deuda puede ser una decisión positiva siempre y cuando vaya encaminada de manera estratégica a objetivos concretos. Un ejemplo claro de esto son los momentos de crisis donde el quiebre es tal que reduce las opciones para que la empresa pueda seguir en pie. Será una buena opción si no aplican intereses o son muy bajos, donde no debemos asumir una carga adicional.

Revisa permanentemente el uso del crédito

Hoy podemos encontrar varias herramientas que nos ayudan con la administración de nuestro dinero, de hecho son varias las que nos permiten manejar correctamente los créditos, de forma que podamos supervisar nuestro puntaje con respecto a las entidades de informes crediticios. En este sentido, no solo es necesario revisar el uso del crédito, sino también monitorear su estado.

Comunícate con los prestamistas

Una buena forma de reducir deudas es teniendo una comunicación mucho más frecuente con los prestamistas, dado que es posible que además nos proporcionen mucha más información que puede ser de gran utilidad para nosotros. Por ejemplo, pueden informarnos acerca de otro tipo de opciones para la reestructuración de la deuda, salidas y alternativas para el servicio de préstamos, entre otros.

Renegocia tu deuda

Si estás planeando reducir tus deudas, entonces una buena opción para lograrlo es intentando renegociar la deuda que ya tienes o las deudas activas. En este caso, a lo que nos referimos es que puedes acercarte a los prestamistas para realizar una reestructuración de los pagos de préstamos o que el proceso pueda incluir un reajuste en la tasa de interés, posiblemente. Estas son alternativas que te permitirán reducir la deuda a gran escala.

No permitas que la deuda se convierta en un dolor de cabeza, en realidad, no debe serlo, dado que significa una solución para una situación determinada a la que hicimos frente. Sin embargo, es necesario considerar algunos aspectos sobre cómo lo manejamos y en este caso, prácticas que nos permiten reducirlos y que tenemos que tener en cuenta. Prueba estos consejos y reduce tus deudas.