Saltar al contenido

Prueba estas claves para administrar tu dinero si eres emprendedor

¿Cómo administrar correctamente mi dinero?

De una buena gestión financiera depende gran parte de nuestro negocio, por no decir que la mayoría de este, razón por la que una correcta administración es determinante para cualquier persona en su emprendimiento, pero también es cierto que lo es para cualquier persona en general.

Una herramienta que no puedes pasar por alto, sea cual sea el caso, está relacionada con la administración financiera, pues saber qué hacer con el dinero, cómo usarlo, en qué sectores invertirlo e identificar oportunidades de rentabilidad, es un aspecto clave para el buen manejo de nuestro negocio. Es por ello que, independientemente de si ya iniciaste tu negocio o estás por lanzar tu emprendimiento, esta información será de gran utilidad para ti.

Claves de administración financiera que debes tener en cuenta

Es momento de ir a aquellos aspectos que conviene tener en cuenta en todo momento, sobre todo cuando se trata de manejar también el dinero de nuestro emprendimiento. Veamos en qué consisten y cómo puedes aprovecharlos para sacar el mejor provecho:

Considera la banca privatizada

Este es un concepto que señala la importancia de que, como emprendedores, tengamos el control total de nuestro dinero y en esta medida, seamos nosotros nuestro propio banco. A menudo se recomienda a los emprendedores que si no saben cómo manejar su dinero lo dejen en manos de otros, sin embargo, este es un riesgo que no se debe correr, pues si alguien más tiene el control de nuestro dinero, probablemente podría usarlo para enriquecerse con él.

Es claro que esto implica conocer aspectos al menos básicos de administración que nos permitan hacer un buen uso del dinero. Con la banca privatizada puedes acceder a servicios bancarios de forma personalizada y de esta manera, podrás cuidar tu dinero.

Registra los gastos fijos

En el manejo de nuestro dinero, uno de los campos a los que suele irse una fracción de él, es a los gastos. Por ello, no solo debes conocerlos en su totalidad, sino también revisarlos constantemente para identificar su estado e ir registrando los que ya se han pagado, las fechas, el número de cuotas en caso de que sea una deuda, entre otros. Estos pueden ser desde servicios públicos, como servicios de telefonía, créditos solicitados, préstamos, impuestos, entre otros.

Existen varias herramientas que te permitirán llevar este registro para no perderlo de vista en ningún momento. Una opción son las hojas de cálculo a las que puedes acceder con tu cuenta de Gmail en Google Drive, así podrás ir actualizando la información en línea sin temor a perderla.

Divide el 10% de los ingresos mensuales

Otro aspecto importante que se recomienda para los emprendedores, ojalá desde el primer momento en el que sus negocios se los permita, es separar por lo menos el 10% de los ingresos de cada mes y destinarlo a una inversión. Durante un tiempo, en especial en la etapa inicial, este 10% constituye un ahorro, el cual, posteriormente, invertiremos.

El objetivo de esta división será poder ponerlo a rendir intereses y que luego se convierta en un patrimonio. Evita pensar en corto plazo y empieza a planear a largo plazo, pues cuando menos lo pienses, tendrás un monto importante reunido que te permitirá ganar más dinero o bien, salir de deudas que te lo impidan, por ejemplo.

Intenta amortizar las deudas en menos tiempo

A gran escala las deudas pueden ser un problema, en especial cuando se prolongan por largos periodos de tiempo y generan el pago de intereses mucho más elevados, pues sabemos que al final hemos pagado mucho más de lo que hemos solicitado, en el caso de solicitar créditos con entidades bancarias.

En este punto te recomendamos que, si has solicitado un préstamo o deuda, planees realizar abonos más grandes que te permitan reducir la cantidad de cuotas y al final, el monto que pagas. Ten cuidado, no se trata de adquirir deudas para saldar otras o entrar en escasez total para ello, sino que lo hagas en la medida de lo posible con dinero “libre”, que puedas destinar a ello.

Analiza sectores de inversión

Las inversiones no pueden ser un ente aparte de la administración de dinero de tu negocio, pues además es una forma en la que nos aseguramos que nuestro dinero no estará destinado a gastos innecesarios sino que, estará produciendo a mediano y/o largo plazo, por lo que no debes descartarlo.

En lo posible, elige una forma de inversión que se adapte al perfil y de la que hayas estudiado sus condiciones. Puedes considerar los fondos de inversión si lo calculas a largo plazo, también las acciones, para lo que recomendamos estudiar y conocer más del campo, dado que requiere comprensión de conceptos y otros procesos específicos que, en caso de no manejarlos, podrían hacerte perder tu dinero, entre otras opciones.

Si está entre tus posibilidades solventar un gasto o una situación a la que debas hacerle frente, entonces no será necesario solicitar algún tipo de financiamiento. Muchos emprendedores, antes de analizar las condiciones de sus necesidades acuden directamente a entidades bancarias y otras fuentes de financiación, adquiriendo deudas que pudieron haberse omitido si tan solo hubiesen estudiado su caso. Es por ello que recomendamos que evites la solicitud de financiamiento si no es extremadamente necesario, pues sobre todo cuando iniciamos un negocio debemos analizar muy bien nuestras posibilidades, riesgos y oportunidades.

Conoce más claves acerca de cómo administrar correctamente tu dinero si tienes un emprendimiento, así como otras cuestiones clave que no puedes dejar pasar para seguir creciendo.