Saltar al contenido

Requisitos para hacer negocios rentables en Rusia – Contratación

Requisitos para los negocios en Rusia

Rusia es uno de los países más grandes del mundo, se dice que su superficie territorial abarca el mismo espacio que la luna, con muchas fronteras, representa un país muy diverso para hacer negocios e invertir, además su economía es estable y sus leyes son rígidas, generando una estabilidad legal próspera para emprender negocios en el país.

Las condiciones necesarias para emprender en Rusia son variadas y simples como, la preparación de la documentación adecuada que, implica la constitución de la empresa con su respectiva información sobre la misma, el modelo de la firma y el llenado de algunos formularios que se solicitan ante la oficina de registro empresarial. 

Conoce todos los negocios más rentables para hacer negocios en Rusia.

Los negocios rentables aquí

Los documentos deberán traducidos al ruso, antes de ser enviados al registro de comercio ruso, además, el empresario deberá abrir una cuenta bancaria para el depósito del capital mínimo social que va a destinar para iniciar la empresa.

El emprendimiento de la compañía, deberá contar con una oficina registrada, un sello oficial de la empresa y contratar un contador local para llevar las operaciones financieras, luego el empresario deberá elegir la figura en la cual quiere declararse o incorporarse como empresa, las más importantes y usadas son, la sociedad de responsabilidad limitada y la sociedad anónima.

La sociedad de responsabilidad limitada, es una figura generalmente utilizada para las pequeñas y medianas empresas que desean invertir en el sector privado, cuyo capital mínimo de inversión es de 10.000 rublos, el equivalente a 350 euros.

Mientras que, la sociedad anónima, es una figura un poco más grande y suele ser utilizada en su mayoría por grandes empresas que quieran invertir en la región, este modelo puede tener un fundador único, quien deberá aportar un capital social mínimo de 100.000 rublos, lo equivalente a 3.500 euros.

Por último las empresas internacionales puede montar una oficina de representación o sucursal en caso de no querer emprender registrando una empresa totalmente nueva, además está la filial rusa que se entendería clasificada como una compañía de responsabilidad limitada.

El procedimiento comienza, teniendo por lo menos un representante de cualquier nacionalidad, sin embargo, está recomendado que este representante sea preferiblemente de nacionalidad rusa, por lo que, es necesario de forma obligatoria la adquisición de una oficina para las operaciones entes de la labor de registro, además de obtener un permiso de trabajo que le permita hacer múltiples actividades legales en la región. 

Además es obligatorio la apertura de una cuenta bancaria para llevar las operaciones de registro y depositar el capital social, estas acciones pueden ser desempeñadas por un letrado representante mediante poder notariado.

Luego de obtener el registro empresarial, deberá solicitar el registro de IVA, atendiendo al cumplimiento de las normas contempladas en el código fiscal ruso, esta solicitud debe hacerse adjuntando los documentos constitutivos de la empresa y el certificado de registro de la misma. 

Una vez obtenido este documento la empresa puede empezar a trabajar, el empresario puede encontrar personal en diferentes sitios web especializados que, clasifican y presentan una buena selección de recurso humano para contratar, teniendo en cuenta que, el salario mínimo percibido por un empleado ruso, se estima en los 1.400 euros mensuales.

Los pasos para establecer una sucursal en Rusia pueden variar del procedimiento estándar, y los documentos necesarios para este trámite se relacionan con el documento de constitución de la empresa, una decisión oficial escrita de parte de la empresa matriz manifestando la creación de la sucursal, un certificado de cuentas bancarias emitido por el banco extranjero donde la empresa está registrada, así como también es válido el registro de apertura de cuentas bancarias y un certificado de buena reputación. 

Este trámite deberá ser realizado por un representante, quien tendrá a disposición un poder notariado que le permita redactar los documentos convenientes al registro de la sucursal de la empresa, todos los documentos deberán ser traducidos al idioma ruso, y  notariados dentro del territorio, la sucursal podrá funcionar como una compañía de responsabilidad limitada dentro del país, por lo tanto deberá tener los respectivos registros fiscales de naturaleza rusa.

El procedimiento para establecer una filial en Rusia, será el mismo que el contenido en la sociedad anónima, además deberá estar registrada en el centro de cotización de lugares de trabajo en Moscú y en el servicio federal de impuestos, todo esto antes de poder ingresar al mercado ruso.

A diferencia de la sucursal, la filial puede desarrollar otras actividades extras a las descritas por la empresa matriz, obteniendo un poco más de autonomía en sus funciones y gestiones comerciales.

Para los empresarios que deseen emprender sin tener que esperar por trámites de aprobación, está disponible la compra de empresas de estanteria, estas son empresas ya registradas puestas en venta a inversionistas extranjeros que, ya cuentan con la documentación pre aprobada, los documentos más importantes, que recibirá el empresario una vez adquirida la compañía, serán el certificado de registro, el sello de la empresa, la licencia comercial y el certificado de inclusión entre otros documentos.

Financiación de negocios en Rusia

Financiación de negocios en Rusia

(explicación de las entidades y procesos para acceder a créditos, beneficios y demás)

La Fundación Russkiy Mir concede subvenciones para apoyar la ejecución de proyectos iniciados por organizaciones sin fines de lucro rusas y extranjeras, así como por personas sin ciudadanía, sobre la base de la competencia y que se ocupan de la promoción de la lengua rusa en todo el mundo,

Los programas en lengua rusa, el desarrollo de la cooperación cultural y humanitaria entre Rusia y otros países, y el apoyo de los medios de comunicación extranjeros de habla rusa, son otros de los proyectos que apoya está fundación.

La subvención de la Fundación Russkiy Mir es una financiación específica que se otorga de forma irrecuperable y gratuita a personas físicas y jurídicas para la realización de proyectos concretos que se ajustan a determinadas normas establecidas por la Fundación.

El Banco Agrícola de Rusia ayuda al Gobierno de ese país a aplicar la política federal en materia de agroindustria. RusAg desempeña un papel fundamental en la financiación del desarrollo de la agroindustria nacional.

La misión y la estrategia del Banco dan prioridad a la financiación y el fomento del desarrollo de la agroindustria, incluidas las empresas pesqueras y forestales,  y de las personas que residen en ciudades de tamaño medio y en zonas rurales.

RusAg es el banco clave en la implementación de programas federales y regionales de desarrollo de agronegocios. El Banco tiene acuerdos de cooperación con las autoridades regionales, fondos de financiación de PYME y organismos de garantía en los territorios en los que está presente para llevar a cabo estrategias de desarrollo regional y políticas federales en las esferas económica, social, educativa y otras.

El Banco Agrícola de Rusia participa en programas de sostenibilidad centrados en los aspectos sociales e iniciados por el Gobierno. Los objetivos de esos programas son proporcionar financiación asequible a las empresas agrícolas, mejorar su rendimiento financiero para que más comunidades rurales puedan beneficiarse de ellos.

¿Cuáles son los tipos de contrato que se manejan en Rusia?

Los contratos más utilizados por las empresas extranjeras que hacen negocios en Rusia son:

Contrato de compraventa: para la exportación e importación de mercancías contratadas por empresas extranjeras con Rusia, generalmente suministros y productos industriales y, en menor medida, productos de consumo. Este contrato debe adaptarse a las normas de la Convención de Viena sobre la compraventa internacional de mercancías, dado que la Federación de Rusia es signataria de esta Convención.

Contrato de distribución: cuando la empresa extranjera designa a una empresa rusa para que distribuya sus productos en todo o parte del territorio de la Federación de Rusia. La empresa rusa revende los productos a las empresas manufactureras (si se trata de suministros industriales o maquinaria) o a los minoristas (si son productos de consumo).

Contrato de suministro: la empresa extranjera suministra productos de forma regular (por ejemplo, cada mes) y continúa (un año o más) a las empresas rusas que los utilizan en sus procesos de fabricación.

Contrato de agencia: la empresa extranjera designa a una persona física o jurídica para que busque clientes y realice transacciones, normalmente en una zona determinada de la Federación de Rusia. El agente recibe sus honorarios a través de comisiones sobre las ventas que realiza.

Contrato de representación: similar al Contrato de Agencia, aunque el representante puede negociar las condiciones de venta de los productos con la empresa rusa, siempre de acuerdo con las instrucciones y cláusulas indicadas por la empresa extranjera.

Contrato de comisión: se utiliza cuando la compañía extranjera realiza ventas esporádicas a un comisionista ruso (ya sea una persona física o jurídica) que sólo se paga a comisión. Para las ventas regulares, es una mejor opción utilizar el Contrato de Agencia o Representación.

Contrato de Servicios de Consultoría: utilizado por las empresas extranjeras que ofrecen a las empresas rusas una amplia gama de servicios: consultoría, gestión empresarial, estudios de mercado, recursos humanos, ingeniería, enseñanza y formación, entre otros.

Acuerdo de confidencialidad (o de no divulgación): se utiliza en las negociaciones preliminares antes de la distribución, la concesión de licencias, la alianza estratégica o los acuerdos de empresa conjunta entre las empresas extranjeras y las empresas rusas (comerciales y técnicas) para salvaguardar la información sensible (comercial o técnica) que se suministra a la otra parte durante las negociaciones.