Saltar al contenido

Requisitos de negocios en Marruecos – Contratos y Finanzas

¿Cuales son los requisitos de negocio en Marruecos?

Crear una empresa en Marruecos ha ido de forma progresiva facilitando la entrada a emprendedores extranjeros y locales, convirtiendose en una forma mucho más fácil hoy en día, se recomienda ante todo un asesor de negocios que le ayude al empresario a emprender su negocio correctamente,

Además la barrera del idioma puede ser un reto el principio por lo que el apoyo de un asesor letrado que conozca el idioma puede ser de gran ayuda al principio mientras el extranjero se acostumbra a los modos y supera la barrera idiomática y cultural que existe.

El primer paso a seguir para registrar una empresa en marruecos, es realizar el trámite introductorio a través de la ventanilla única de registro empresarial, se debe solicitar un formulario específico que esta entidad provee para llenarlo con los datos de la empresa, el nombre específico de la entidad es el centro regional de inversiones.

Conoce los negocios más rentables de Marruecos.

Los negocios en Marruecos aquí

Una vez completado el formulario con la información que solicitan, el empresario deberá esperar un máximo de 3 semanas contados en días hábiles administrativos.

Por su parte, el CRI o centro regional de inversiones es una institución de carácter público que, coordina cada paso de creación de la empresa, a través de la misma, se puede conocer cada paso e información, que  se podrá conseguir de forma fácil a través del walí que, sería la autoridad competente.

El empresario podrá conseguir toda la información necesaria, además de la coordinación para la creación de la empresa en lo que respecta a todos los pasos burocráticos presentes ante la oficina de registro.

Además el wali cuenta con información sobre las mejores zonas para trabajar un sector específico, por lo que el empresario deberá estar atento en adquirir suficiente información sobre la mejor zona para establecer su negocio, de igual forma es altamente recomendado realizar estudios de mercado para determinar la deseabilidad de su producto a comerciar y las zonas donde mejor se puede vender el mismo.

Además, el wali estará a cargo de gestionar, contratos, autorizaciones y cualquier documento concerniente a la creación de la empresa, los trámites tendrán diferencias dependiendo del sector empresarial donde se desee emprender el director, ya sea si el sector es agricultor, industrial, turístico, minero o artesanal.

Entre muchas otras opciones disponibles en la oficina de registro regional de inversiones, la inversión inicial puede estar por debajo de los 200 dhi, el wali estará a cargo de coordinar casi todas las relaciones de negocio, con la finalidad de formalizar correctamente los trámites, a su vez si se cuenta con un asesor experto, este podrá mediar directamente con el wali cualquier tipo de asunto concerniente al proyecto empresarial.

Dentro de los trámites introductorios, el empresario deberá elegir el modelo legal de empresa que desea implementar, en términos de asociaciones se puede conseguir, la sociedad general, la sociedad limitada y la empresa conjunta.

Cuando se trata de compañías de capital, las figuras más comunes es la de sociedad anónima, la sociedad anónima simplificada y la sociedad limitada con acciones.

La sociedad de responsabilidad limitada puede tener un solo socio accionista o varios, esta figura es la mas común para pequeñas y medianas empresas que desean emprender en la región, las acciones en este tipo de sociedad no son transferibles fácilmente. 

Únicamente familiares pueden transferirse acciones de este modelo de empresa, no hay límites de fondo mínimo para invertir, sin embargo se recomienda por razones de credibilidad social, tener un capital mínimo de 100.000 MAD para invertir en la empresa.

No se requiere que el director de la empresa reside propiamente en marruecos, este puede registrar la empresa y realizar las operaciones de la misma desde el extranjero, una vez las ganancias del negocio superen los 50.000.000 MAD, la empresa deberá adquirir obligatoriamente un auditor.

La sociedad anónima es la segunda forma de acuerdo a las estadísticas más común en marruecos, los accionistas de esta figura conlleva responsabilidad limitada a su contribución accionista.

Requisitos de negocios en Marruecos

En este modelo se puede transferir libremente acciones entre personas civiles, la empresa deberá tener un mínimo de 5 accionistas para poder utilizar esta figura, se requiere un capital mínimo de 300.000MAD a un máximo de 3.000.000 MAD de inversión para poder ser accionista formal, la empresa deberá adquirir obligatoriamente un auditor desde el principio.

Dentro de la sociedad anónima existen dos tipos, una es bajo un consejo de administración designado que, debe contener un mínimo de tres miembros y un máximo de 12 miembros para funcionar, la segunda forma es la gobernada por un consejo de administración que, estará a cargo de las operaciones de la compañía en coordinación con un consejo de supervisión que coordinará las relaciones del consejo de administración con los accionistas de la empresa.

La sociedad anónima pública simplificada, es una figura común cuando existen proyectos económicos coordinados entre varias empresas, el capital para crear esta figura será el mismo que el implementado en la sociedad anónima, los accionistas deben ser empresas que tengan un capital social mínimo de 2.000.000 MAD, este tipo de sociedad es más libre y solo tendrá la obligación de nombrar un director para llevar la administración de las operaciones de la sociedad.

La figura de la sucursal, es una empresa creada dentro de la región a representación de una empresa matriz ubicada en el extranjero, esta figura llevará los servicios que ofrece la empresa extranjera al acceso de los residentes locales del país árabe. 

Este modelo no tendrá personalidad jurídica propia ni activos propios, la figura será una extensión directa de la empresa matriz en el extranjero, la sucursal será representada por una figura designada de la empresa matriz, es decir un empleado con instrucciones.

Seguidamente de elegir la figura adecuada para la empresa, se deberá solicitar el certificado negativo que, se pedirá ante la oficina de marroquí de propiedad industrial y comercial, esta institución revisará si el nombre elegido de la empresa está disponible para funcionar y no se encuentra ya registrada por otra empresa.

Luego deberá abrir una cuenta bancaria dentro del país para llevar las operaciones comerciales en la moneda local de la región, luego deberá entregar el documento constitutivo de la empresa ante la autoridad competente antes mencionada para continuar con la gestión de registro, por último se deberá entregar esta documentación junto con el certificado negativo ante la ventanilla única del CRI.

Una vez entregada la documentación se deberá esperar un tiempo de una semana a 10 días hábiles administrativos para luego retirar el archivo de incorporación empresarial, con estos archivos se procederá a la publicación legal en un periódico oficial de la región para notificar la constitución de la empresa, 

Por último, la empresa deberá terminar de configurar su cuenta bancaria para coordinar con las divisas extranjeras, además deberá normalizar el cambio de divisas de acuerdo con los parámetros del banco central marroquí.

Financiación en Marruecos

El sector bancario marroquí pone a disposición de los empresarios productos destinados a financiar las inversiones necesarias para el desarrollo de los proyectos. Así pues, propone préstamos a medio y largo plazo para proyectos como la creación, la expansión o la modernización de empresas. Del mismo modo, se ofrecen créditos de inversión en forma de leasing para la adquisición o el alquiler de bienes muebles e inmuebles por cuenta de la empresa.

De igual manera, la inversión de capital puede constituir una respuesta a las necesidades reales de financiación de las empresas y servir de palanca para su mejora. La inversión de capital financia así la puesta en marcha de una empresa, su desarrollo e incluso su recapitalización en caso de dificultades financieras.

Para facilitar el acceso de las empresas a la financiación bancaria, la CCG (Fondo Central de Garantía) garantiza entre el 50 y el 85% de los créditos de inversión destinados a la creación y/o ampliación de proyectos empresariales.

La CCG también da una garantía de un 50%, de los créditos destinados a la reestructuración financiera de las empresas que operan en todos los sectores, excepto el inmobiliario y la pesca de altura. Las garantías otorgadas por la CCG se benefician de la garantía incondicional del Estado, con diversas garantías tales como la de cubrir  los préstamos bancarios a medio y largo plazo concedidos para la creación de empresas.

Igualmente, el estado tiene la garantía que cubre los préstamos de explotación destinados a satisfacer las necesidades de funcionamiento de las empresas, la que cubre los préstamos a medio y largo plazo destinados a proyectos de expansión o modernización de empresas. Igualmente, tiene la de cobertura sobre la consolidación de la deuda bancaria contraída en virtud de préstamos de inversión y operación.

La Damane Express, que es  una garantía de préstamos de inversión y de operación cuyo monto no exceda de 1 millón de dirhams. Así mismo, está la garantía que cubre el capital de riesgo,  o cuasi capital aportado por las empresas a las empresas elegibles.

Tipos de contrato que se manejan en Marruecos

En toda organización el gasto efectivo de enormes sumas de dinero y recursos depende del éxito de las actividades de gestión de contratos. La selección de los modelos de contratación apropiados,  la creación y gestión de acuerdos formales con los proveedores de bienes y servicios requiere no sólo una comprensión amplia de los requisitos comerciales y las necesidades de la organización, sino que también depende de que se mantenga al día la materia de contratación.

La contratación independiente en Marruecos no siempre es sencilla. Se pueden enfrentar problemas de inmigración, dificultades fiscales, y grandes cantidades de trabajo administrativo complejo. Peor aún, los pasos en falso pueden costar mucho dinero, o incluso implicar  problemas legales.

Antes de considerar la posibilidad de hacer un contrato en Marruecos, se debe conocer el involucramiento y poder simplificarlo.   Por lo general, es necesario tener un patrocinador empleador para obtener el permiso de trabajo apropiado y el visado de trabajo para Marruecos.

Si se trabaja de forma independiente, puede ser difícil encontrar clientes dispuestos a patrocinar. Además, aunque el cliente pueda hacerlo, se necesita un nuevo patrocinador cada vez que se decida aceptar un nuevo contrato. Por supuesto, cada nuevo patrocinador significa más papeleo.

Además, se debe estar familiarizado con las complejidades del sistema fiscal de Marruecos, así como con las leyes del propio país sobre los ingresos en el extranjero.

Existe en Marruecos la figura de la Compañía Paraguas que actúa como un empleador a tiempo completo, aunque el inversor mantenga la independencia como contratista. Estas empresas, recogen y filtran los pagos de los clientes, filtrando la seguridad social y los honorarios necesarios. La gente envía las hojas de trabajo, y ellos envían los pagos.

Estas empresas actúan como empleadores, y pueden patrocinar y proporcionar un único permiso de trabajo para múltiples contratos en Marruecos. Mejor aún, la mayoría son expertos en derecho fiscal marroquí y de expatriados, lo que significa que también  ayudan a optimizar las ganancias en Marruecos.

La inmigración es una de las principales preocupaciones de cualquier contratista que desee empezar a trabajar en Marruecos. A los empleados permanentes les resultará fácil obtener su permiso de trabajo en Marruecos porque reciben el patrocinio durante toda la estancia del futuro empleador.

El permiso de trabajo, conocido más comúnmente como la Visa de Trabajo Marroquí, depende de este patrocinio porque confirma que se ganará dinero durante la estancia en el país. La contratación en Marruecos es más difícil porque el permiso de trabajo está vinculado a un empleador, por lo que hay que cambiarlo para adaptarlo a cada nuevo contrato. Afortunadamente, las empresas paraguas ofrecen una solución conveniente y eficaz a este problema.