Saltar al contenido

Requisitos para iniciar negocio en El Salvador

¿Cuales son los requisitos?

A través de un código de comercio, El Salvador define los pasos para crear empresas en el país. Este código tiene diversos tipos de personas jurídicas, como sociedades de nombres colectivo, de responsabilidad limitada, y anónimas.

Las sociedades anónimas de capital variable son las más comunes en el país. Para iniciar un negocio propio con este tipo de persona jurídica, se llevan a cabo los siguientes pasos: 

Con el nombre y la actividad definidos, se presenta el documento de identidad de cada socio (o tarjeta de residente o pasaporte, en el caso de extranjeros) y el Número de Identificación Tributaria del Salvador, con un mínimo de dos socios.

Aprende sobre negocios rentables en El Salvador.

Rentables negocios en El Salvador

Se presenta luego el capital social mínimo de US$ 2 mil, definiendo además el representante legal y quién será el suplente, además de la constitución  del consejo director de la sociedad.

Realizar la escritura de constitución de la sociedad e inscribirse  en la junta comercial. Además se debe elaborar un documento que contenga el estatuto de la sociedad y registrarse  en la junta comercial.

Tras la formación de la sociedad, existen otros trámites obligatorios para iniciar un negocio propio en El Salvador y que la empresa pueda comenzar a operar. Este paso se realiza con los siguientes trámites: 

  • Obtención del Número de Identificación Tributaria y del Impuesto de Valor Agregado.
  • Inscripción en el municipio donde está constituida la sociedad.
  • Inscripción en el Departamento de Estadística y Censos.
  • Inscripción en el Registro de Comercio.

Luego también hay otros pasos que se deben realizar ya con el negocio propio y cuando la empresa cuente  con empleados:

  • Inscripción en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social.
  • Inscripción en la Administración de Fondos de Pensiones.

Por último, también se necesita hacer el asentamiento del sistema contable de la empresa, que debe ser autorizado por un contador público debidamente registrado en el Consejo de Contabilidad del Salvador.

Tipos de contrato que se manejan en El Salvador

Tipos de contrato que se manejan en El Salvador

En El Salvador, existe un marco legal que regula los tipos de contrato de trabajo, para concretar parámetros claros que debe verificar la empresas como también, el  trabajador para concretar los acuerdos que se deben respetar. Estas normas se encuentran establecidas dentro del código de trabajo, regulado por el Ministerio del Trabajo.

Por ello, se debe tener claro el tipo de contratación que la empresa ofrece buscando conocer detalles como el reconocimiento de prestaciones de ley, como seguro social y AFP, el porcentaje de renta que se va a descontar, las horas máximas de trabajo que pueden exigir a la semana, entre otros detalles.

Seguidamente se presentan los tipos de contrato en el país: 

Contrato de trabajo por tiempo indefinido

Con este contrato el empleado se integra a un equipo fijo de trabajo, para realizar actividades de forma permanente dentro de la empresa. El contrato no delimita una fecha de caducidad, la fecha se fija de acuerdo entre la empresa y el trabajador. 

Sin embargo, al igual que la mayoría de contratos, se establece que tanto el contratista como el empleado pueden poner fin al acuerdo en cualquier momento, siempre y cuando se respete el marco legal. Los contratos por tiempo indefinido se usan generalmente en: 

  • Puestos gerenciales y de alto nivel.
  • Representantes de empresas internacionales.
  • Plazas de coordinación.
  • Plazas dedicadas a la prestación de servicios específicos.

Contrato de trabajo por período determinado

Esta contratación se utiliza para el desarrollo de proyectos a corto y mediano plazo, puede firmarse desde días hasta varios meses e incluso años. Sin embargo, en el acuerdo se fija la fecha de caducidad del mismo, usualmente porque se requiere del empleado un servicio temporal. Este tipo de contratos se usa para empleos de Construcción, consultorías, para resolver permisos de empleados fijos (como licencias de maternidad) y para proyectos ejecutados para un período determinado de tiempo.

Contrato de trabajo por servicios profesionales

Estos contratos se celebran cuando la empresa solicita servicios específicos a un profesional, quien suele trabajar como consultor. Usualmente, el contrato por servicios profesionales es un acuerdo que se realiza por escrito con base en productos específicos que el empleado debe entregar y la empresa recibir de manera conforme. Al mismo tiempo, la contratación no reconocen las prestaciones de ley ni otorgan al empleado un lugar fijo dentro de las instalaciones de la institución.

Este tipo de contratos indica elementos previamente acordados por ambas partes como tiempos de entrega, pago total por servicios, retención de renta o pago de IVA, según sea el caso, así como productos específicos que el consultor deberá entregar. Las empresas recurren a estos contratos para solicitar:

  • Consultorías sobre temas específicos.
  • Servicios externos por un período corto de tiempo.
  • Productos que pueden ser elaborados de manera “freelance” por un profesional en el área.

Respecto a este tipo de contratos, es necesario destacar que tanto el profesional como la empresa deben respetar lo acordado al momento de firmar, pues esto evita inconvenientes que puedan requerir intervención legal para ser solucionados. 

Por otro lado, el profesional que acepta este tipo de contratos debe esforzarse para entregar un servicio de calidad, que le permita hacerse de nuevos clientes para mantener buenas relaciones personales y profesionales como consultor independiente.

Contrato de trabajo para un período de prueba

Es común que las empresas, al momento de contratar un nuevo empleado para una plaza fija, se determine entregar a este un primer contrato para que se realice el tiempo de prueba, durante el cual ambas partes pueden dar por terminada la relación profesional, a partir de los motivos que estimen convenientes. 

Estos contratos suelen tener una duración de tres meses, pues se considera que es el tiempo suficiente para que el empleado conozca a la empresa, así como la empresa al empleado, permitiendo iniciar una relación profesional entre las partes.

La Ley  del trabajo de El Salvador indica que al celebrar este tipo de contratos, y transcurre el período definido del mismo y ninguna de las partes decide terminar, el contrato pasará a ser por tiempo indefinido a menos que se cree un nuevo contrato con un tiempo determinado. Sin importar cuál sea el caso, el contrato por período de prueba no puede celebrarse más de una vez entre las partes.

Contrato de trabajo para interinatos

Suelen darse cuando una plaza se ha desocupado y la empresa necesita llenarla de manera temporal, mientras encuentran un nuevo empleado fijo para la misma. Una de sus principales características es que permite al empleado que cubrirá la plaza gozar de los mismos derechos que los empleados fijos, exceptuando la inmovilidad laboral, si es que estuviese contemplada en la plaza permanente.

Sin embargo, a menos que el empleado interino sea incorporado como permanente dentro de la empresa, al momento de contar con un nuevo empleado para cubrir la plaza fija, la empresa puede terminar el contrato de interinato en el momento que lo desee.

Consejos que se deben seguir antes de la firma del contrato

Aún cuando el Código de Trabajo establece los tipos de contrato, los descritos anteriormente, son los más comunes para las empresas salvadoreñas. No obstante, se hace necesario que al recibir alguno de estos, se tomen en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Leer el contrato en detalle, antes de la firma para estar totalmente seguro de todas las condiciones que se encuentran  en el mismo.
  • Consultar las  dudas, antes de firmar con la empresa cualquier duda que se presente y, si no se está de acuerdo con algún apartado, manifestarlo de forma oportuna, para evaluar una alternativa posible.
  • Conocer los derechos y responsabilidades como empleado, investigando el marco legal que respalde el tipo de contrato que la empresa ofrece, así como las obligaciones que se deben cumplir como empleado al firmar un contrato en particular.
  • Cumplir cada uno de los acuerdos, para evitar la terminación del contrato por parte de la empresa así como posibles sanciones por faltas a lo establecido en el contrato firmado.
  • Solicitar el contrato antes de iniciar, sobre todo si se trata de una consultoría, pues tener el contrato permite saber con claridad detalles como las fechas de entrega, productos solicitados, fechas de pago, entre otros.

Se debe recordar  que se hace necesario demostrar a la empresa la calidad  profesional, proyectando una buena imagen y haciendo el trabajo con calidad,  a fin de que, se pueda considerar para ocasiones futuras, ya sea para servicios concretos o para integrar un  equipo permanente de trabajo.