Saltar al contenido

Los 7 pilares del trabajo en equipo que debes tener en tu negocio

¿Por qué es importante el trabajo en equipo?

Aunque experimentamos muchas situaciones cotidianas en nuestra individualidad, lo cierto es que uno de los factores clave no solo en el ámbito laboral o escolar, sino de la vida en general, reposa en el trabajo en equipo. Si reconocemos las habilidades individuales y en este sentido, nuestro potencial, será mucho más fructífero el trabajo en equipo porque estará orientado a objetivos conjuntos.

Ahora bien, si lo centramos en el campo de los negocios, en realidad, el trabajo en equipo es uno de los elementos fundamentales que fortalece la competitividad de las empresas y que sin duda, es crucial para la gestión de proyectos. Siendo el líder de tu negocio, es necesario que identifiques los pilares que te explicaremos, en los cuales organizarás el capital humano y que será la base de todo plan.

Habilidades indispensables del trabajo en equipo

Luego de examinar la importancia del trabajo en equipo, es momento de ver cuáles son las habilidades que han pasado a ser pilares fundamentales del trabajo en equipo. Aquí es importante saber que el papel del líder es fundamental en cada paso, pues además debe involucrarse con su propio equipo, es parte de él también. Empecemos:

Liderazgo para un buen trabajo conjunto

Todo grupo para trabajar en equipo, requiere un guía que además de intervenir, también constituya el conjunto. Este líder está lejos de construirse en un orden jerárquico, no se trata del jefe del grupo, se trata de la cabeza orientadora que dirige a sus demás compañeros. Parte fundamental de su confiabilidad y buen liderazgo, está basado en la relación con los demás integrantes del equipo, por ello es clave que genere confianza, que motive a los demás miembros, que escuche sus peticiones y que priorice la comunicación entre todas las partes.

Empatía

Uno de los grandes valores de los seres humanos es la empatía. Se trata fundamentalmente de lo que hemos escuchado como: “ponerse en los zapatos del otro”. La empatía es la habilidad de participar, reconocer, identificar y explorar una realidad distinta, mediante la cual podemos experimentar los sentimientos de otra persona. Cuando podemos ponernos en el lugar del otro, se fomentan otros elementos como el compañerismo, el respeto, la tolerancia y la amabilidad.

¿Cómo aplicarlo? Además del conocimiento entre compañeros y una buena comunicación, también es fundamental que todos conozcan las tareas y trabajos de sus demás compañeros, incluso se pueden poner en marcha actividades de rotación que les permitan a todos identificar las acciones de los demás y reconocer su importancia.

Resolución de conflictos

La organización de grupos de personas que deben trabajar en equipo implica también, como líder, ser capaz de resolver los problemas que surgen en el camino, de los que no está exento ningún conjunto. En realidad, este es uno de los pilares más importantes, pues de una buena resolución depende en gran parte la continuación del trabajo.

¿Cómo aplicarlo? Un buen líder debe ser capaz de escuchar a sus compañeros, pensar en el bienestar del grupo y en los objetivos que se han planteado. La comunicación es crucial para resolver cualquier conflicto, así como también una posición neutral y consciente frente a la situación en la que se encuentre.

Comunicación constante

En todas partes del proceso la comunicación es un factor determinante, pero lo es también mantenerla de manera activa entre los miembros del equipo. En la medida en la que conocemos las preocupaciones del grupo, las estrategias, el avance de acuerdo a las medidas que se toman, pero también las condiciones de trabajo, es posible implementar nuevas estrategias que sigan fortaleciendo cada paso en los proyectos que se planteen.

¿Cómo aplicarlo? Se recomienda realizar reuniones con regularidad donde se propicie la comunicación interna con todos los miembros. En estos casos, se deben buscar canales de comunicación factibles de acuerdo a la modalidad que implemente la empresa para ello. Cada miembro debe sentirse en la libertad de expresarse, esto es muy importante

Organización del grupo de trabajo

La capacidad de ordenar tanto los proyectos, como los procesos y los integrantes, es un elemento muy importante para una buena ejecución de planes, por ello es necesario que en esta medida el líder sea capaz de priorizar las tareas más importantes, conocer muy bien las actividades de cada participante y en esta medida, pueda delegar acciones. Otra parte importante está en sistematizar procesos que faciliten las actividades que se deban desarrollar.

¿Cómo aplicarlo? En la medida en la que el líder y demás integrantes identifiquen las tareas más importantes y reconozcan sus responsabilidades, será más fácil organizar al grupo de trabajo en pro del objetivo que se plantee. A esto se debe sumar un registro de actividades que incluya avances, problemáticas, entre otros aspectos para trabajarlos en el proceso.

Estructuración flexible

Ante las condiciones actuales, la flexibilidad es también uno de los grandes requisitos para los trabajos en equipo, dado que implica poder explorar alternativas que permitan seguir construyendo en pro de los proyectos que se implementen por un grupo de personas. En este sentido, la facilidad de realizar cambios, innovar y en general, probar nuevas opciones, resulta indispensable para resolver cualquier situación o mejorar las condiciones de trabajo.

¿Cómo aplicarlo? Si bien es importante reconocer varias estructuras de trabajo, es necesario no negarse a la posibilidad de probar alternativas. Es por ello que proponer espacios de innovación, creatividad, sugerencias y en general, espacios donde se puedan poner a prueba las alternativas, serán cruciales para el crecimiento y avance de los proyectos que estén en marcha.

Motivación del equipo

Por último, pero no menos importante, la motivación. Poder animar a un equipo no es un trabajo sencillo y de hecho es uno de los aspectos más importantes que fortalece o debilita el proyecto y en esta medida, el camino que recorren para conseguir los objetivos que se han planteado desde el inicio. Ten en cuenta que un equipo motivado avanza de manera más eficiente y productiva, y esto aplica en cualquier departamento.

¿Cómo aplicarlo? Ahora bien, gestionarlo divisa varias opciones. Existen varias formas de fomentar la motivación entre los participantes, pues además de crear un ambiente cómodo y tranquilo, también se pueden generar fórmulas en las que se reconozca el trabajo y las metas, permitir que se tomen decisiones basados en ellos, generar condiciones de operación idóneas, delegar nuevas tareas, entre otras que mejoran su autoestima y en esta medida, si nivel de satisfacción.

Un equipo de trabajo que sabe para dónde va, suma todos sus esfuerzos en pro de este objetivo, por lo que es necesario que se definan metas específicas y concisas de las que todos tengan conocimiento, pues a partir de ello será mucho más fácil que todos los integrantes tomen el mismo rumbo. Las actividades dinámicas y de integración, también resultan muy positivas para promover el ambiente entre todos, no las dejes de lado.