Saltar al contenido

Identifica el problema en tiempo de crisis en tu negocio

Contesta estas cuestiones para salir de la crisis

Son muchas las razones por las que un negocio puede entrar en crisis, muchas de estas causas pueden desarrollarse a nivel interno del emprendimiento o bien a nivel externo y afectarla. Sabemos que un momento así limitar las opciones para salvar nuestro emprendimiento, pero aquí queremos contarte que no es así y que puedes salir de la crisis si primero identificamos cuál es el problema.

Muchos emprendedores ante una situación de crisis suelen tomar medidas extremas que incluso pueden o no estar sujetas a la causa real, lo que podría no solo no arreglar el problema, sino hundirlo mucho más y en últimas, terminan por finalizar su sueño. Aquí debemos tomar las cosas con calma, tener paciencia y hacer que se convierta en un momento de reflexión y planeación que nos permita evitar volver a caer aquí por la misma razón.

Analiza estas opciones para dar con el problema de la crisis

Claramente no podemos adivinar cuál es el problema que puede estar llevando tu negocio a esta situación, sin embargo, te proponemos analizar los siguientes puntos con los que seguramente tú, sí podrías identificarlos o al menos, acercarte a la causa real para atacar y salvar tu negocio. Empecemos:

Ofrecer otros productos o servicios con los mismos recursos

Una buena forma de identificar si se trata de una crisis por un estancamiento o falta de innovación, en muchos casos, es lanzar un producto o un servicio que podamos implementar y que nos permita hacerlo usando los mismos recursos que tenemos en el momento. Aquí debemos tener en cuenta que no se trataría de lanzarlo porque sí, sino que también compromete un proceso de planeación detallado en el que identifiquemos nuevas necesidades para solucionarlas a partir de este producto o servicio.

Esta también puede ser una forma de llamar la atención del público ampliando la oferta de productos o servicios que ofrece nuestro negocio, lo que podría facilitar que lleguen clientes que ya han probado lo que ofrecemos o que bien, lo hacen por primera vez influenciados por la novedad y el acercamiento a lo que quieren.

Identificar y cortar gastos que no funcionan

Muchos emprendimientos por abarcar más, terminan produciendo menos. Es posible que tu negocio esté teniendo un gasto en una línea que no esté funcionando para la producción o se convierta en un problema que está llevándose gran parte del dinero. Aquí es necesario consultar cuáles son las líneas de negocio en las que corre el dinero que ingresa y en este sentido, priorizar la eficiencia sobre ellas para evitar gastos que no llevan a un buen progreso de nuestro negocio.

Es de suma importancia que estés al tanto de los estados financieros para poder identificar cualquier gasto innecesario o gastos con poca rentabilidad que pueden estar desestabilizando el funcionamiento de tu negocio y llevándolo poco a poco a la crisis.

Evalúa la respuesta del público con tu propuesta

Un error muy frecuente, en especial de los negocios que están iniciando, es que se dejan llevar por sus propios intereses y aficiones. Es decir, lanzan un producto o servicio con base en lo que consideran que puede funcionar pero que reposa más en la idea de que es lo que les gusta ellos y en este sentido, se alejan de las necesidades reales del mercado.

Ten en cuenta que uno de los primeros puntos que se deben tener en cuenta pero que a la larga deben seguirse revisando, es que el producto o servicio que ofrecemos debe responder a una necesidad del público al que nos dirigimos. De nada sirve tener un producto sumamente “atractivo” si en realidad no hay un mercado al que le interese acceder a él. En últimas, podrías estar perdiendo tiempo y recursos, así que ten cuidado con ello.

Examina el estado de las deudas

Muchos emprendedores optan por negocios o emprendimientos que requieren montos de inversión importantes, lo que les lleva, en la mayoría de los casos, a acudir a fuentes de financiamiento que les permitan acceder al capital que necesitan. Sin embargo, prolongar las deudas, en especial cuando se trata de entidades bancarias o haber determinado montos de pago que ya no se pueden alcanzar, puede ser la causa de la crisis.

En este punto lo que recomendamos es que empieces a evaluar cuál es el estado de las deudas que has adquirido, pues es posible que cuentes con algunas que estén resultado ser un problema porque implican una dificultad para realizar el pago correspondiente. De esta manera, si tienes deudas, lo que sugerimos es reducir los gastos a lo realmente necesario e intentar saldar las deudas con compromiso y cumplimiento para evitar penalidades o aumento desproporcionado por no cumplir.

Examinar estos puntos puede ser la luz que necesitabas para hallar el problema que está dificultando el camino a tu emprendimiento. Así, antes de tomar una decisión para salir de la crisis, identifica cuál es la causa y en torno a ella, evalúa varias opciones de solución. Elige la que mejor podría funcionar para tu negocio de acuerdo a las condiciones en las que se encuentra.