Saltar al contenido

Clases de cocina desde tu casa – Organización, Estructura y Tips

Iniciar con clases de cocina desde tu casa

Si te gusta la cocina y tienes conocimiento puedes emplear esto en un negocio rentable dando clases de cocina, ofreciendo técnicas básicas y avanzadas sobre tus mejores recetas a todos aquellos primíparos de la cocina o aquellos que quieran mejorar sus técnicas y conocer más aún de este mundo gastronómico. 

Dado el mundo de posibilidades que ofrece un negocio como estos, además de la oportunidad de emprenderlo con muy poco dinero, se convierte en una de las mejores ideas de negocio rentable con baja inversión para iniciar. Por ello, aquí te contaremos todo lo que necesitas saber. 

¡Empecemos!

Los negocios con poca inversión aquí

Funcionamiento de un negocio de clases de cocina

Esta idea de negocio propone empezar a dictar clases de cocina con conocimiento previo sobre los platos en los que se van a enfocar las clases. Para ello, podemos usar dos modalidades distintas e incluso combinarlas, pues es posible dictar las clases vía online o bien abrir un espacio físico desde donde podamos recibir a las personas interesadas en aprender. 

Si eliges dictar clases por Internet, una de las mejores formas de ahorrar dinero, entonces necesitarás contar con una plataforma como Skype o bien hacerlo de forma más general en YouTube para monetizar tu canal. Si deseas abrir un local, entonces necesitarás ubicar un espacio estratégico en el que puedas recibir a las personas interesadas. Puede ser un lugar pequeño en el que organices a las personas por horarios o especialidad. Incluso puedes probar ofreciendo clases a domicilio. 

clases de cocina

Requisitos para clases de cocina

Consulta con el departamento local de salud, así como con la oficina del secretario de tu condado, para averiguar si necesitarás un tipo de licencia especial para operar tu negocio. Como no estamos vendiendo la comida, es poco probable que necesites tener una inspección como si fuera una cocina comercial. 

De acuerdo a la modalidad que elijas para tu negocio, necesitarás una serie de materiales u otros. Si te decides por las clases online, entonces, además del equipamiento de cocina, utensilios e ingredientes, necesitarás contar con una buena cámara para grabar y un editor que te permita organizar cada vídeo. Esto, además de la plataforma que usarás. 

Si te decides por un local físico, entonces necesitarás buscar un buen espacio, con las condiciones adecuadas para dictar las clases allí, una buena ubicación para que lleguen fácilmente y dotarlo con los materiales necesarios. 

¿Cómo empezar mi propio negocio de clases de cocina?

Ahora bien, sabes de qué se trata esta idea de negocio y has elegido la modalidad para empezar. Es momento de ir organizando el funcionamiento general de tu negocio de clases de cocina. Para ello, puedes empezar con un estudio de mercado que te permita identificar el perfil de tus primeros clientes. Pueden ser estudiantes de gastronomía que deban reforzar ciertos platos, aficionados, mujeres, hombres, etc, la clave está en encontrarlos a través de una buena publicidad. 

¿Sobre qué serán mis clases de cocina?

Si tienes conocimientos en la preparación de un tipo de alimentos en específico o una técnica particular, este es un buen lugar para empezar. Elige un tipo de gastronomía que te gustaría cocinar. Es muy importante asegurarte de que decidas también a qué público te dirigirás. Haz una lista de tus habilidades, incluso las que no te parecen importantes al principio. Es muy posible que una vez que avances en la lista, veas una gran oportunidad de ofrecer una variedad de clases.

Tal vez encuentres que tus primeras clases irán tan bien que no necesitas un plan, pero crear un programa de estudios y hacer notas por ti mismo, te ayudará a asegurar que explicas todos los puntos que quieres hacer. Una vez que decidas qué enseñaras, necesitarás comprar los productos suficientes para toda la clase y algunos de más. También necesitarás suficientes cuchillos, ollas, cacerolas, contenedores para almacenar la comida, especias y cualquier otra cosa que se necesite para comenzar la clase con éxito.

La mayoría de las clases de cocina tienen una duración de una hora u hora y media por dos o tres días a la semana. Para ver qué precio debes poner a cada clase puedes averiguar cómo está el mercado y asegúrate de incluir tu tiempo y sabiduría. La mejor manera de ponerle un precio a tu clase es poner un precio base y luego agregar los complementos. También puedes dividir las clases entre niveles de dificultad.

¿Cómo promocionar mi negocio de clases de cocina?

Aún si solo planeas abrir un espacio físico, no debes dejar de lado la publicidad digital para tu negocio. Es por ello que si bien conviene repartir volantes o pegar carteles en puntos estratégicos, también lo es abrir un sitio web desde el que el público pueda tener un mejor acercamiento a tu negocio. Por ejemplo, puedes abrir redes sociales para estar en contacto con ellos, así como crear presentaciones en vídeo, hacer concursos y descuentos, entre otros. 

Otra forma de publicitarte sería en medios locales, pero también en sectores directos de la alimentación. 

Consejos para dictar clases de cocina y ganar dinero

Es importante que tu negocio tenga un nombre y un logotipo, para que puedas darte a conocer. Utiliza el logotipo en tus tarjetas de visita, folletos y sitio web. Si ofreces otros servicios como catering o servicios de chef personal, entonces asegúrate de incorporar toda esta información en el material promocional.

Asegúrate de tener todo lo que necesitas para dar tus clases de cocina. Si tus estudiantes van a cocinar, asegúrate de tener suficiente para todos. Cuenta cuántas personas tendrá tu clase, tal vez entre 10 y 12 personas. Esto hace que sea probable una enseñanza un poco más personalizada.

Recuerda que en un negocio como estos, la clave está en ofrecer la mejor experiencia a los clientes, en este caso, a quienes tomarán tus clases. Por ello debe ser una prioridad para ti, que toda la información quede en claro y que ellos no se vayan con dudas. Así mismo, el servicio de enseñanza debe ser amable y respetuoso, pero sobre todo con mucha paciencia para cada persona. 

Puntos débiles: esta idea de negocio se enfrenta especialmente a una competencia alta en la que las personas ya no necesitan aprender a cocinar para poder preparar sus propias comidas, pues en el mercado pueden encontrar todo lo que necesitan listo para servir. Sin embargo, esto no quiere decir que lo tengamos todo en contra, pues muchos amantes e interesados de la cocina buscarán actividades como estas que les permitan aprender sobre cocina. 

En este caso conviene ofrecer un valor añadido que te distinga de los demás y que resalte la importancia de preparar por sí mismos sus platos, las posibilidades, las ventajas y demás aspectos clave. 

Puntos a favor: desafortunadamente, pocas personas pueden decir que ganan dinero de lo que aman hacer, por lo que se convierte en una ventaja poder emprender en una actividad que te apasione, si este es el caso de las clases de cocina, un sector rentable en el que las posibilidades de empezar son muy altas para cualquier caso, pues eres quien elige la modalidad en la que desea montar su negocio. 

Por otro lado, no podemos negar que nos permite elegir una opción en la que tendremos que invertir muy poco capital, ofreciendo clases online a un sector mucho más amplio que si nos enfocáramos sólo en la demanda local. 

Y tú, ¿qué esperas para iniciar tu negocio? Aprovecha tus conocimientos, compártelos con el mundo y empieza a ganar dinero siendo tu propio jefe.