Saltar al contenido

Errores que debes evitar si eres un nuevo emprendedor en el mercado

¿Por qué fracasan los nuevos emprendimientos?

Cuando inicié mi camino en el emprendimiento, era consciente de que me lanzaba a un sector con muchos riesgos, pero del que ya habían salido bien librados un sinnúmero de emprendedores exitosos a los que admiraba. Sin embargo, también veía que muchos negocios cerraban al tiempo de abrir y no podía dejar de temer por mi sueño.

Con el paso del tiempo me he encontrado con varios obstáculos, pero la fuerza de mi pasión y el querer conocer más de mi negocio, es lo que me mantiene y logra mantener a muchos emprendedores de pie con sus proyectos. Es por eso que si estás por lanzar un negocio o estás construyendo tu proyecto de emprendimiento, debes conocer estos errores que debes evitar a toda costa para evitar que tu negocio vaya en declive.

Errores comunes de los nuevos emprendedores que debes evitar

¿Qué hacer para que mi negocio prospere? En realidad, tu negocio está en tus manos, el modo en el que lo manejes y las ganas con las que lo sostengas, será determinante para que empiece a producir frutos. Veamos los errores más frecuentes que han llevado a muchos emprendedores a cerrar y que debes identificar para evitar:

Careces de compromiso con tu sueño

No es mentira que uno de los requisitos para iniciar un negocio sea la pasión y el amor por el proyecto que iniciamos, por ello siempre se recomienda optar por un proyecto que sea de nuestro interés y en el que nos entusiasme todo lo relacionado con él, el aprendizaje, el descubrimiento y más. De hecho, la pasión por tu sueño debe ser mucho más grande que emprender por tener dinero, pues si priorizas esta opción lo más probable es que no tenga el rumbo que deseas.

Cuando sentimos pasión por un proyecto o un negocio, en este caso, estamos comprometidos y disfrutamos todas las responsabilidades que contrae. Dedicamos tiempo para mejorarlo, aprendemos por nuestra cuenta, tenemos el motivo que nos hace no dejar de intentarlo y seguir construyendo nuestro sueño, lo que es clave en tiempos difíciles para no dejarnos vencer.

No defines tu modelo de negocio

Otro punto importante que suelen cometer quienes se lanzan al mundo del emprendimiento, es que no definen ni continúan un modelo de negocio. Recuerda que el modelo de negocio es un documento que reúne de inicio a fin todas las partes de tu proyecto, desde la definición del producto o servicio que vamos a ofrecer, hasta el público al que nos dirigimos, la misión, objetivos, entre otros aspectos clave.

Si bien lo primero que se suele escuchar es que necesitas un plan de negocios para iniciar, el cual se encarga de reunir principalmente las necesidades económicas generales, lo cierto es que establecer tu modelo de negocio es mucho más importante porque te permite conocerlo en profundidad, su funcionamiento y todo lo que implica ponerlo en marcha, lo tangible y lo no tangible.

Manejas mal el dinero de tu negocio

No hay nada más cierto que en un emprendimiento, las finanzas empresariales sean un reflejo de las finanzas personales de quien emprende, y esto puede atemorizarte o bien hacerte sentir tranquilo, según sea el caso. La forma en la que manejas tu dinero puede o bien generar ganancias, o llevarlo al declive.

Es fundamental que para llevar una buena gestión financiera conozcas todas las necesidades de tu negocio, los gastos fijos y en general, los sectores a los que destinas los ingresos, esto te permitirá saber si están siendo bien distribuidos y evitar cualquier mala organización que afecte el rendimiento de las operaciones que realizas. Recuerda que en nuestras secciones podrás encontrar mucho contenido útil para la administración financiera de tu negocio.

Tomas decisiones apresuradas

En el emprendimiento la toma de decisiones toma un valor especial porque puede cambiar el rumbo radicalmente de tu negocio, razón por la que las decisiones que tengas que tomar deben estar basadas, al menos, en un análisis previo acerca de pros y contras que te permita identificar la mejor opción en cualquiera de los casos y los sectores para las que los requieras.

Tomar decisiones apresuradas no es una buena opción cuando de negocios se trata. Procura tomarte el tiempo para esclarecer las ideas, revisar opciones, evaluar las posibilidades, las propuestas, plantear hipótesis, hacer pruebas y todo según sea el caso de la decisión que vas a tomar. Es claro que hay oportunidades que no cuentan con tanto tiempo, pero procura no tomarlas a la ligera y mucho menos bajo presión.

Te enfocas en el producto o servicio y no en las ventas

Muchos emprendedores centran su atención en el producto o en el servicio que van a ofrecer, lo que los lleva a dejar de lado las ventas de su negocio, es decir, pasan a ser operarios pero omiten su mentalidad vendedora que es la que les va a permitir lanzar finalmente lo que ofrece su negocio al mercado.

Este aspecto genera un desconocimiento importante de las condiciones del mercado, en el que incluso podemos notar que no habrá un público objetivo interesado en adquirir lo que ofrecemos, pues se generan cambios constantes en él y el cambio de la demanda es uno de ellos. Prioriza la demanda del mercado, conoce tu público y de esta manera podrás construir tu producto o servicio.

Estos son los errores que debes evitar, en especial, en el inicio de tu proyecto de emprendimiento. Sin embargo, podrás haber notado que muchos de ellos pueden aparecer en cualquier momento del camino y está en tus manos manejarlo de forma adecuada. Encuentra más información especial para emprendedores y negocios revisando nuestras secciones disponibles.