Saltar al contenido

¿Cómo encontrar el mejor inversionista para mi negocio?

Resulta claro que para iniciar un negocio o al menos para potenciarlo, vamos a necesitar de un inversionista. Así mismo, cuando los canales ordinarios (bancos, compañías financieras, compañías privadas) no son suficientes, una solución podría ser encontrar uno o más inversores.

Sin embargo, encontrar un inversionista, en ocasiones, no es tan simple. Pensando en ello, a continuación compartimos algunos de los mejores consejos para poder encontrar e mejor inversionista para nuestro negocio:

Identifica qué tipo de inversionista necesita

Las posibilidades de encontrar un inversionista para tu negocio son ciertamente mayores si conoces las características típicas de el tipo de inversionista que necesitas.

Existen inversores arriesgados o de un perfil más conservador. Así mismo, los están aquellos que sólo invierten en cierta categoría de activos y con montos bajos; mientras que otros diversifican en gran medida e invierten con montos más elevados.

Para ello, identifica, basado en estas características, cuál es el tipo de inversionista más adecuado para tu negocio.

De hecho, puedes empezar pensando en las siguientes características:

  • Invierte alrededor del 20% de sus activos en emprendimientos jóvenes o busca hacerlo.
  • Tiene entre 30 y 50 años de edad.
  • Tiene un pasado como gerente;o mejor aún, como emprendedor.
  • Planea mantener la inversión por un máximo de 5 años.
  • Son conscientes de que muchas de las inversiones realizadas no darán frutos y están listos para esperar años antes de ver el rendimiento, pero quieren elegir empresas con un alto potencial de crecimiento para maximizar el rendimiento y compensar a las otras empresas de la cartera.

negocios

Observa a tu alrededor

Aunque muchos, cuando buscan un inversionista, recurren al mercado extranjero, generalmente la mejor estrategia para encontrar uno de estos inversores es apuntar al mercado local.

La razón es simple: cualquiera que quiera invertir dinero prefiere hacerlo cerca; con el fin de tener un rol activo o, al menos, monitorear la inversión.

Amplía tu red de contactos

Difícilmente encontrarás un inversionista que permanezca encerrado dentro de los muros de su empresa.

Para conocer a una o más personas dispuestas a creer en tu idea y en tu equipo, deberás maximizar tu red de conocimiento.

La participación en eventos de la industria promovidos por incubadoras y aceleradores de arranque también puede permitirte obtener el resultado más rápidamente.

Para ello, el consejo esencial, es darle la importancia que se merece la red de networking.

Los inversores serios rara vez trabajan solos

Raramente un inversionista serio y con experiencia trabaja solo, la mayoría de las veces pone su dinero a disposición dentro de una red porque esto le permite compartir los riesgos de inversión con otros inversores.

Así mismo, suelen participar en incubadoras y aceleradores cuya función es poner a disposición de las empresas jóvenes dinero / servicios a cambio de acciones de la compañía.

Mientras que, en caso de buscarlo, también tendremos la opción de recurrir a incubadoras y aceleradores brindan servicios, habilidades, espacios de trabajo y dinero a cambio de acciones de la compañía.

Usa todos los canales posibles

Para ponerte en contacto con un inversionista, puedes usar tu red de networking o recurrir a otra red: el internet. Ningún canal debe pasarse por alto.

Por ejemplo, lo primero que puedes hacer es intentar buscar inversores utilizando tu red de contactos.

A la par, o después de esto, puedes buscar en internet basado en tus conocimientos personales o ponerte en contacto con incubadoras o asociaciones que conecten a emprendedores con inversionistas. La tercera opción es la que ofrecen los sitios especializados: una especie de comunidad en línea que, además de permitir a los jóvenes emprendedores ponerse en contacto con posibles inversores, les permite colaborar en proyectos de cierta importancia.

te puede interesar también   Franquicia Ayer y Hoy - Su emprendimiento, mercado, competencia