Clases de yoga como negocio – Rentabilidad, servicio y Ganancias

La disciplina de yoga convertida en un negocio rentable

En los tiempos en que vivimos con estrés diario muchas personas recurren a una ancestral disciplina para mejorar su estilo de vida: el Yoga tal y como nos explican en http://vaya-yoga.com/.

Si eres amante del yoga y tienes la capacidad de enseñar tu aprendizaje puedes sacar provecho de tus conocimientos y comenzar a dar clases de yoga, como un negocio rentable que puedes iniciar con poco capital.

El yoga es una disciplina que tiene como principio las prácticas físicas, mentales y de meditación originadas en la India, las cuales buscan el equilibrio y la unión entre el alma, el cuerpo y la mente como método para reducir el estrés de una persona.

 

No requieres invertir para poseer un negocio

Emprende con un negocio de clases de yoga – Disciplina y emprendimiento 

En los tiempos en que vivimos, el estrés diario, la vida llena de afanes, las preocupaciones y demás, llevan a que cada vez más personas opten por buscar canales que les proporcionen calma y encuentros consigo mismos, especialmente en el sector de las disciplinas ancestrales, las cuales permiten sustancialmente mejorar sus estilos de vida. Este es el caso del Yoga, una actividad que involucra cuerpo y mente para liberarse de todas las tensiones. 

Si eres un amante del yoga, tienes conocimientos en este campo y además tienes la capacidad de enseñar y compartir lo que sabes, puedes sacar provecho de ello con un negocio de clases de yoga, que además, puedes emprender con muy poco dinero. Es por eso que hoy te traemos esta idea de negocio donde te contamos cómo funciona, cómo puedes empezar, qué necesitas y mucho más. Quédate hasta el final.  

Pues bien, ¡empecemos!

 

¿Cómo funciona un negocio de clases de yoga?

 

Iniciaremos desde el principio de todo, ¿qué es el Yoga? Se trata de una disciplina que tiene como principio las prácticas físicas y mentales que involucran la meditación. Es una disciplina originada en la India y desde entonces, extendida por todo el mundo, siendo una de las más buscadas y realizadas en la actualidad. El objetivo del yoga está en la búsqueda del equilibrio y la unión entre el alma, el cuerpo y la mente, como un método para lograr reducir el estrés de la persona y llevarlo a un estado de tranquilidad y armonía consigo mismo. 

Ahora que conocemos de qué se trata, pasemos a hablar de cómo funcionan las clases de la actividad. Lo cierto es que hoy tienes varias opciones para dar las clases, pues están las clases físicas, como las clases online, las clases personalizadas o las clases grupales. De acuerdo a tus preferencias y condiciones, puedes elegir la modalidad de tus clases e incluso combinarlas. 

Si estás iniciando y planeas no realizar una inversión muy grande, lo ideal es que las clases sean realizadas en espacios como centros de actividad física, gimnasios, escuelas o de manera particular, ofreciendo clases personalizadas personales o grupales en diferentes espacios. Cuando cuentes con el presupuesto adecuado podrás abrir tu propio local. Toma en cuenta que lo que venderás no son solamente clases de yoga, sino un momento para relajarse, meditar y alejarse de las preocupaciones diarias.

 

Requisitos de inicio: ¿qué necesitas para iniciar tu negocio de yoga?

 

Además del capital, es necesario contar con otra serie de elementos que no son propiamente físicos o materiales, sino que, van ligados a las habilidades de la persona, el conjunto de estrategias que puede implementar y algunas condiciones clave. Veamos: 

Uno de los requisitos para cualquier emprendedor en la actualidad, es la innovación, sin importar el mercado al que se lance, por lo que en este caso no hay excepción. Una buena forma de hacerlo y darle un toque personal a tu negocio es proponiendo nuevos espacios para las clases, como por ejemplo realizar excursiones en la naturaleza y alianzas que te permitan ofrecer servicios con medicina natural, spas, acupuntura, clases de mantra, entre otras. 

Aunque puede ser una recomendación, en la actualidad se ha convertido en un requisito y una herramienta fundamental, el uso de las nuevas tecnologías y con ello, Internet. Puedes ofrecer tus clases de yoga a través de Internet, donde presentes pequeñas muestras de tus actividades o bien creando cuentas en YouTube y un blog en el que monetices y puedas ganar dinero sin salir de casa. 

Aquí te damos unos pasos a seguir para emprender tu negocio de clases de yoga:

  • Antes de ofrecer tus servicios puedes comenzar segmentando el mercado y enfocando tu negocio en cierto público en particular. Si bien puedes dictar clases de yoga para todo tipo de público, una excelente oportunidad es especializarte en niños y jóvenes, adultos de la tercera edad, embarazadas, empresarios, etc. De esta manera podrás elaborar una cartera de clientes más especializada y presentarte como un verdadero especialista.
  • yoga-241613_640Es importante que planifiques trazando una ruta para definir metas, objetivos y por supuesto, un presupuesto para que controles tus ingresos y gastos. Por ejemplo: en qué tipo de espacio vas a dar tus clases de yoga, si va a ser una actividad de tiempo completo o solo los fines de semana, en que horarios, cuantas clases debes dar para sostener el alquiler de un local más servicios, entre otras.
  • Es importante saber que tipo de yoga vas a elegir para tu negocio. Puedes escoger ya sea el Hatha Yoga, Astanga yoga, Iyengar yoga, Kundalini yoga o cualquier otro que te genere afinidad y se preste para tu público objetivo. La idea es que te especialices en su práctica, es más, esta elección puede ser lo que te diferencie de tu competencia directa.
  • No esperes que los clientes vengan por ti. Prepara propuestas especiales declases delivery. Acude a la casa de tus clientes para dictar clases particulares, o comunícate con escuelas y empresas para ofrecerles sesiones de meditación que ayudarán a incrementar la concentración y la productividad de los asistentes.
  • Cuando cuentes con el presupuesto adecuado podrás abrir tu propio local. Toma en cuenta que lo que venderás no son solamente clases de yoga, sino un momento para relajarse, meditar y alejarse de las preocupaciones diarias.

Paso a paso: ¿Cómo empezar tu emprendimiento?

 

Ahora que hemos visto lo que necesitamos y las posibilidades sobre las que puedes empezar un negocio como este, es momento de dar el siguiente paso y el más importante: montar tu propio negocio: 

Segmenta el mercado: antes de ofrecer tus servicios puedes comenzar segmentando el mercado y enfocando tu negocio en cierto público particular. Si bien puedes dictar clases de yoga para todo tipo de público, una excelente oportunidad es especializarte en niños y jóvenes, adultos de la tercera edad, mujeres en estado de embarazo, empresarios, deportistas, etc. De esta manera podrás no solo construir todos los ejercicios, sino también realizar una cartera de clientes mucho más especializada y poder presentarte como un profesional en tu campo. 

Plantea tu especialidad: es importante saber que tipo de yoga vas a elegir para tu negocio. Puedes escoger ya sea el Hatha Yoga, Astanga yoga, Iyengar yoga, Kundalini yoga o cualquier otro que te genere afinidad y se preste para tu público objetivo. La idea es que te especialices en su práctica, es más, esta elección puede ser lo que te diferencie de tu competencia directa. Así mismo, esto te ayudará a enfocar mejor la búsqueda de clientes de acuerdo a los beneficios para cada tipo de persona y los perfiles que pueden practicarlo.

Prepara tus clases: antes de lanzarte al mercado, es clave que prepares las propuestas especiales de clases, y en este proceso, establecer las categorías que vas a implementar. Puedes acudir a la casa de tus clientes para dictar clases particulares, comunícate con escuelas y empresas para ofrecerles sesiones de meditación que ayudarán a incrementar la concentración y la productividad de los asistentes.

Planifica y organiza tu negocio: hecho lo anterior, es momento de que planifiques trazando una ruta para definir metas, objetivos y por supuesto, un presupuesto para que controles tus ingresos y gastos. Por ejemplo: en qué tipo de espacio vas a dar tus clases de yoga, si va a ser una actividad de tiempo completo o solo los fines de semana, en que horarios, cuantas clases debes dar para sostener el alquiler de un local más servicios, entre otras. 

Registra tu negocio: ahora será necesario darte de alta como autónomo o profesional independiente. Por ello es necesario inscribirse en Seguridad Social de acuerdo a la entidad que funcione en tu país, posteriormente podrás registrar tu negocio a tu nombre. 

Realiza tu plan de negocios: ahora bien, es momento de empezar con la planeación del proyecto de forma profunda. Este documento es vital para cualquier emprendimiento, es como crear el mapa que vamos a seguir en nuestro emprendimiento. En él debe estar incluida la descripción del proyecto, el tipo de público al que irá dirigido, de acuerdo a la modalidad que hemos elegido y el estudio de mercado, tendremos ya un valor de inversión aproximado y posteriormente agregaremos posibles competidores, información financiera de necesidades y las estrategias de publicidad.

Promociona tu negocio: algo que debes tener en cuenta es que por nada del mundo se deben descartar las herramientas digitales, sobre todo en la actualidad. Por ello, es clave que implementemos tanto estrategias de publicidad digital, como de publicidad física. Sin embargo, la cantidad de promoción en cada uno de los medios, depende sustancialmente del tipo de público al que te enfocas, pues si sus edades están dentro del rango de mayor participación en línea, conviene enfatizar en la publicidad digital. 

 

Entre algunas de las estrategias que puedes usar para promocionar tu negocio de clases de yoga está el reparto de publicidad en mano, folletos y carteles en centros de actividad física, tarjetas de presentación a personas que se ejerciten de forma activa, clases a colegios, entre otros. 

 

Consejos clave para mejorar tu servicio y obtener los mejores beneficios

 

Antes de iniciar el proceso, debes estar bien equipado, por ello no están de más algunos consejos fundamentales que puedes aplicar en tu proceso y que serán de gran ayuda en este proceso. Veamos: 

 

-Si con el tiempo decides abrir tu propio local, te recomendamos que este tenga el espacio adecuado para acoger un buen número de alumnos sin que estén incómodos. Además, es recomendable tener un piso de madera.

-Si está dentro de tus posibilidades, el local deberá estar instalado en una zona tranquila, con poco ruido alrededor. De todas maneras será importante adquirir materiales que aíslen el sonido.

-Procura que el lugar tenga buena iluminación natural, esto sin duda será un plus para la práctica de la meditación. También recomendamos adecuar el espacio con una decoración minimalista con colores suaves y muy claros.

-El espacio debe tener la temperatura adecuada para que las personas no se distraigan o se desconcentren de la práctica, es así que recomendamos mantener una una temperatura de 40°C, ya que, además de la comodidad, va a permitir eliminar las toxinas del cuerpo y mejorar la circulación.

-Tienes que tener en cuenta el equipo para tus alumnos, como  tapetes de yoga antideslizantes, zafús para meditar, cintas de yoga, tacos, bolster, columpios de inversión y/o pelotas, que deben permanecer limpios.

-El crecimiento de tu negocio puede implicar la contratación de empleados o personas que trabajen para ti con las clases de yoga, por ello es sumamente importante que te asegures no solo de los conocimientos de ella, sino también de virtudes como la amabilidad, la honestidad y la responsabilidad. 

-El local debe tener el espacio correcto para acoger un buen número de alumnos sin que estén incómodos. Además, es recomendable tener un piso de madera.

-Procura elegir una zona tranquila, con poco ruido alrededor. De todas maneras será importante adquirir materiales que aíslen el sonido.

-Ten las ventanas orientadas hacia el sur, así podrás disponer de la mayro cantidad de luz natural.

-Mantén una decoración minimalista, con colores suaves y muy claros.

-Es recomendable mantener una temperatura de 40°C, ya que permite eliminar las toxinas del cuerpo y mejorar la circulación.

-Tienes que tener en cuenta el equipo para tus alumnos, como  tapetes de yoga antideslizantes, zafús para meditar, cintas de yoga, tacos, bolster, columpios de inversión y/o pelotas, que deben permanecer limpios.

Puntos débiles y a favor de una escuela de yoga

Puntos débiles: algo que conviene tener en cuenta en la etapa inicial de un negocio como este, es que en el principio es posible que no consigas el movimiento, rendimiento y rentabilidad que podrías esperar, dado que empezar no es un proceso sencillo y en la actualidad, hay una mayor precaución a la hora de contratar personas para un determinado servicio y que ingresan a nuestros hogares. Por otro lado, te recomendamos tener en cuenta al menos dos modalidades de inicio, sobre todo si planeas dedicarte de lleno al área del yoga. Por ejemplo, ofrecer clases en zonas distintas, complementando con servicio personalizado online. 

Puntos a favor: entre las ventajas de abrir un negocio como estos, tenemos que mencionar indudablemente las facilidades que ofrece para el emprendedor en cuanto a canales de operación, ya que tienes muchas opciones para iniciar, desde clases particulares a domicilio, hasta clases por Internet, clases grupales especiales, gimnasios, entre otros. Es precisamente esta diversidad la que permite que, de acuerdo a tus condiciones, necesidades y preferencias, puedas adaptar fácilmente tu emprendimiento para invertir lo que desees y operar en la forma en la que mejor te adaptes. 

 

Casos de éxito de escuelas o centros de yoga

 

Aunque son muchos los casos de éxito, la demanda ha crecido sustancialmente en los últimos años, lo que permite el espacio de nuevos emprendedores en áreas como estas. Los que te vamos a presentar, son solo algunos de los negocios con mayor movimiento, pero de ninguna manera quiere decir que esté acaparado todo el mercado, sino que, con ello, te mostramos las posibilidades para que puedas innovar. 

 

Uno de estos casos de éxito es Superprof, una plataforma que cuenta con una red de profesores particulares en la que, de acuerdo al nivel de la persona, la página selecciona una serie de profesores especializados que brindan el servicio. Allí se encuentran profesores especializados en distintas áreas y para lograr distintos fines, cada una con una buena experiencia en la que cuentan en qué campos tienen más recorrido. 

 

Otro de los casos es YogaTerapias, un negocio emprendido por una mujer que crea una plataforma con una gran cantidad de información sobre la actividad que realiza de acuerdo a los tipos de terapias y los tipos de yoga que maneja, además de incluir los enfoques en los que se especializa, pues comparte información de su servicio donde menciona que se dirige a distintos tipos de personas, entre ellos mujeres en estado de embarazo, mamás y bebés, yoga dentro del ámbito empresarial, entre otros.  

 

Aprovecha el aumento de demanda y empieza a ofrecer tus servicios como profesor (a) de clases de yoga particulares, gana dinero y emprende tu propio negocio. 

 

¿Qué esperas para iniciar? 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *