Sociedad Unipersonal: Definición, Requisitos, Capital y Construcción

¿Qué es una sociedad unipersonal?

Este tipo de sociedad se da cuando una persona, ya sea con facultad física o jurídica, decide iniciar una empresa del que es el propietario del 100% del capital social, es decir, del patrimonio de la sociedad. La posibilidad de autonomía en todas las áreas de la empresa, así como la toma de decisiones y gestiones en general, es lo que ha hecho de este tipo de sociedad una de las más importantes del sector. 

Conoce aquí todas las sociedades de las empresas

Es importante tener en cuenta que no en todos los países las sociedades unipersonales pueden constituirse, esto se debe a que allí la metodología de consolidación indica que, su no se tienen socios para el lanzamiento de un negocio, la opción será convertirse en empresario como trabajador autónomo. 

Características de una sociedad unipersonal

La constitución de la sociedad unipersonal implica que el propietario se sujete a los derechos y obligaciones que posee a partir de su patrimonio social, adquiriendo la facultad de personalidad jurídica. Veamos más sobre el funcionamiento de este tipo de sociedad: 

Responsabilidad de una empresa con sociedad unipersonal: en este caso, el trabajador autónomo tiene una responsabilidad limitada, sin embargo, esto no sucede en todos los casos. En algunas zonas, se clasifica como emprendedor de responsabilidad limitada, proceso por el que, aunque se responde con los bienes personales las deudas que son adquiridas como sociedad dentro de la actividad profesional, se protege con limitaciones determinadas el patrimonio del autónomo. En pocas palabras, hablamos de una responsabilidad limitada parcial.  

Capital social: este será conformado por el único socio. El capital permitirá la realización de las actividades de la empresa y su propia formalización. Será el patrimonio del cual se disponga para asumir deudas u obligaciones asumidas en la sociedad. Este capital social puede estar formado por dinero o en forma de bienes. 

Socios: aunque si bien puede estar constituida por un único socio, esto no implica que más personas puedan integrarse. Es así que, en la sociedad unipersonal es posible acceder y conformar una Junta General, en la cual se designan distintos tipos de actividades relacionados con la toma de decisiones y el rumbo que tomará la empresa en cada paso. 

Requisitos: es sumamente importante que se presenten los contratos realizados por el socio único y su propia sociedad de acuerdo a la legislación del lugar en el que se encuentra. Estos deben figurar dentro del libro de la sociedad, el cual debe legalizarse. 

Características de una sociedad unipersonal

Disolución de la sociedad: una sociedad puede terminarse por distintos motivos, en el caso de la sociedad unipersonal puede suceder por motivos legales o estatutarios, teniendo en cuenta el período de liquidación de quien figura como persona jurídica, la terminación del contrato y el período. Para cuando se realice esto, el socio es quien se hace cargo de la liquidación de las relaciones, reparte el patrimonio social, pero al ser una sociedad unipersonal, estas serán para él mismo. 

Pasos para crear una sociedad unipersonal

Para constituir la sociedad unipersonalidad, existen dos casos particulares que tienen lugar a partir del momento en el que el socio se convierte en el titular de la empresa sobre todo el capital social. Es así que, en primer lugar puede darse de forma directa en el momento de la constitución de la sociedad la existencia de un socio único y en segundo lugar, cuando a pesar de que se constituye la empresa y existen varios socios presentes, sólo una persona, un solo socio se hace cargo de la totalidad del capital tiempo después. 

Para iniciar el proceso, la sociedad debe estar suscrita al Registro Mercantil. También debe contar con la escritura pública para establecer allí su sociedad e incluso, realizar modificaciones si se desea, sobre la posición del socio único, la declaración personal y la pérdida de la calidad unipersonal. Aunque si bien no se requiere un contrato de sociedad,  pues no hay más de dos partes que participen de la actividad de la empresa, se funda como acto unilateral al pertenecer sólo a una persona. 

Estatutos de la sociedad: en este documento deben quedar consignado todos los elementos de la sociedad, desde su razón social o denominación social, hasta el capital social, el objetivo social que hará referencia a las actividades que se van a realizar allí, el modo de funcionamiento, los miembros de la Junta General, entre otros aspectos clave.  

Ventajas de una sociedad unipersonal

Este tipo de sociedad resalta por permitir que cualquier persona pueda consolidar su propia empresa con un patrimonio personal, lo que otorga autonomía de gestión en todos los aspectos relacionados con el proceso, esto, teniendo en cuenta la limitación de su responsabilidad como socio. 

Otro de los aspectos que conviene mencionar, tiene que ver con la responsabilidad financiera, dado que las transacciones que se realicen pasarán a una cuenta solamente, la del dueño, por lo que le permite ser quien maneje directamente todos los ingresos que estén en esta cuenta, así como también hacerse cargo de los pagos correspondientes pasando únicamente por su propia aprobación. 

La toma de decisiones en las distintas áreas, le permite contar con un poder único. Por ello, si quieres conocer más acerca de este tipo de sociedad, cómo constituirla y qué debes tener en cuenta partiendo de tu ubicación y legislación, te recomendamos contar con la asesoría de un experto que te guíe en el proceso para no tener inconvenientes.