Sociedad Laboral: ¿Definición, Funcionamiento y Características?

¿Qué es una sociedad laboral?

Este tipo de sociedad se caracteriza fundamentalmente porque en ella, el capital social está en mayor parte en manos de los trabajadores de la sociedad, personas que prestan sus servicios y a los que se les retribuye. Los fines de la sociedad laboral son las actividades mercantiles. Esta sociedad, una vez constituida, se somete a la totalidad de los reglamentos que sean emitidos por la Ley de Sociedades Laborales de acuerdo al lugar de instalación. 

Conoce todas las sociedades de empresas aquí

Una sociedad laboral puede, o bien regularse a partir de las características propias de las sociedades limitadas para laborales o bien, desde las sociedades anónimas como sociedad laboral. Ninguno de los socios será titular de las acciones o incluso de las participaciones sociales, las cuales estén en representación superior de la tercera parte del capital social. 

Características de una sociedad laboral

Es importante tener en cuenta que el capital social de una empresa debe ser repartido ya sea en acciones nominativas o bien en participaciones sociales, las cuales pueden ser propiedad de los socios también. Por otro lado, existen condiciones que regulan la actividad de los trabajadores. Una de ellas tiene que ver con la cantidad de horas de trabajo, dado que las horas trabajadas no pueden superar el 15% de las horas trabajadas durante el año por aquellos que sean socios. 

Además de lo anterior, este tipo de sociedades tienden a funcionar por un régimen especial con respecto a la transmisión de participaciones sociales laborales. Para ello, la preferencia la tendrán los trabajadores indefinidos que no estén en la posición de socios. En caso de que no ejerzan el derecho, se pasa a los socios trabajadores, luego a los socios que pertenecen a la clase general y finalmente a los demás trabajadores que no cuenten con un contrato indefinido. 

Responsabilidad de una empresa con sociedad laboral: cuenta con una responsabilidad limitada frente a terceros, la cual está sujeta a los aportes que se hayan realizado a la consolidación del capital social. 

Capital social: la mayor parte del capital social estará bajo el dominio de los trabajadores, esto será al menos el 51%. Para que pueda entrar en operación, necesita que el total del capital social se encuentre debidamente desembolsado. La cantidad particular puede variar de acuerdo al país. 

Socios: para la consolidación de una sociedad laboral, se requiere de al menos tres socios que figuren para la constitución. En algunos países solo se requiere la presencia de dos socios. 

Requisitos: necesita contar con el derecho de adquisición preferente, este garantiza que las ampliaciones del capital sean proporcionales a las acciones. Debe registrarse ante el Registro Mercantil para poder contar con la personalidad jurídica que requiere para empezar a operar. Así mismo, se debe solicitar el certificado de la calificación laboral emitido por el Ministerio de Empleo, así como también el de Seguridad Social. 

Sociedad Laboral

Pasos para crear una sociedad laboral

La constitución de la sociedad laboral puede hacerse a partir de dos puntos, ya sea como socio trabajador o bien como socio no trabajador. Si es un socio trabajador, se supone que es una persona que presta sus servicios a la empresa, por lo que cuenta con una relación laboral y pasa a convertirse en propietario de acciones. Esto, mientras que el socio no trabajador puede ser una persona natural o jurídica que hace parte de la “clase general”: 

Registro: la sociedad laboral debe contar con la certificación que otorga el Registro Mercantil Central, con la cual se puede acreditar como una sociedad laboral (SL) legalmente constituida. Esta cuenta con una duración de dos meses para hacerse válida. Esta parte también incluye el Registro Mercantil, la cual requiere el Registro Administrativo. Estos documentos deben incluir la calificación obtenida. 

Cuenta bancaria: se requiere la apertura de una cuenta bancaria que funcione a nombre de la sociedad. Allí se emitirá un certificado bancario que señale el capital social aportado. En cuanto a la cantidad, esta debe ser de al menos el 25% para iniciar, sin embargo, el certificado se obtendrá con el 100% del capital social. 

Escritura pública: este documento es sumamente importante, por lo que los socios trabajadores o socios no trabajadores, deben contar con ella una vez se realice la protocolización de los Estatutos en una notaría. 

Ventajas de una sociedad laboral

Una de las ventajas más importantes de la sociedad laboral está relacionada con los incentivos y beneficios fiscales con los que cuenta, como sucede con el impuesto de sociedades, los cuales está mucho más cerca de obtener que otro tipo de sociedades. Además, el 10% de los beneficios deben estar dentro de la empresa y se encuentran sujetos a un impuesto de sociedades como sucede en el caso de otros incentivos fiscales. 

Son los trabajadores de la empresa los que tienen la mayor parte de la gestión, lo que les da una ventaja a nivel fiscal y en su forma jurídica, pues los conflictos y su manejo dejan de estar en manos de los accionistas, lo que en muchos casos suele complicar los procesos entorno a situaciones determinantes de la empresa. 

Se trata de un modelo de sociedad con muchas virtudes en relación con la seguridad, transparencia y motivación para sus empleados o trabajadores. 

Si estás pensando en constituir este tipo de sociedad, consulta con un experto para que te guíe muy bien en el proceso.