Saltar al contenido

Sociedad extranjera: ¿Qué es y cómo funciona y cómo constituir este tipo de sociedad?

¿Qué es una sociedad extranjera?

Se trata de agencias, grupos o empresas que se han constituido en el extranjero de acuerdo a las leyes y demás regulaciones que articulan el proceso de consolidación dentro del país de origen y que, trasladan su funcionamiento a un país distinto. 

Conoce todas las sociedades aquí.

Conoce de sociedades

Una empresa creada en el exterior y que ejerce su actividad en un territorio distinto, requiere de una sociedad domiciliada en el exterior, desde allí ejecuta el control de todas las actividades laborales y comerciales que realiza. Es de gran importancia acercarse a las entidades correspondientes para consultar las condiciones que regulan el proceso de constitución de las sociedades extranjeras y conocer sus trámites directamente. 

Características de una sociedad extranjera

Conozcamos las características más importantes de este tipo de sociedad para su constitución en un territorio distinto: 

Capital social: es muy importante que en términos de contabilidad de las sociedades extranjeras, estas se lleven de forma independiente y que se encuentren sujetas al contralor estatal del lugar de ubicación. El capital social es la primera garantía frente a terceros y puede aumentarse o reponerse de forma libre, pero no podrá reducirse en caso de que la operación requiera un efectivo de reembolso en aportes. 

Administración: el esquema de este tipo de sociedades se consolida en una figura que se convierte en el representante legal y que cuenta con una gran variedad de facultades. Entre ellas se incluyen parte de la gestión de la sociedad, firma de contratos y contratación personal, así como la elección de un representante legal suplente. 

Socios: las sociedades extranjeras cuentan con una red de socios o de inversionistas que son quienes aportan al capital social de la empresa en el lugar de origen inicialmente. La cantidad establecida puede variar de acuerdo al país de origen. 

Requisitos: entre las condiciones más importantes para poder constituirse en otro país, encontramos que la sociedad debe estar debidamente consolidada de acuerdo a las leyes del país del que procede, así como también será necesario que esté autorizada para ejercer el comercio conforme a las entidades correspondientes. Existen otra serie de requisitos particulares que son establecidos dentro de convenios internacionales y que involucran a los países en contacto. 

Características de una sociedad extranjera

En algunos países, es necesario que la empresa cuente con un representante legal en el país en el que quiere establecerse y el cual cuente con la autorización para responder ante las obligaciones que la empresa tenga en el lugar de operación en el extranjero. 

Pasos para crear una S. extranjera

Se debe tener en cuenta que la constitución de una sociedad extranjera implica una serie de procesos que pueden variar de acuerdo al país en el que se planee instalar. Así como también parte de sus características principales y trámites generales. 

Registro: suele requerirse el certificado de representación legal de la sociedad para proceder con el registro de la sociedad. Además, se requiere de un documento o un poder que permita a una persona natural o jurídica para iniciar las actividades de la sociedad en la zona en la que se desea operar. 

Estatuto de la casa matriz: se trata de un documento que involucra a la totalidad de socios con los que cuenta la empresa. Cada uno de ellos está en posición de tomar decisiones para fijar el rumbo y gestión general de la empresa. Deben contar con un reconocimiento establecido por el Ministerio de Relaciones Exteriores o la entidad que se encargue de ello de acuerdo al lugar de ubicación. 

Cartas de aceptación de los cargos: se trata de la aceptación de los documentos, los cuales deben incluir los nombres de las personas que hacen presencia en los estatutos de la empresa, como lo son: el representante legal, la persona suplente de este cargo y quienes hacen parte de la junta directiva. Las cartas de aceptación deben contener el nombre completo de cada una de las figuras mencionadas anteriormente, así como también su cargo correspondiente, el número de identificación y su firma como señal de aceptación del cargo. 

Cuenta bancaria: como cualquier otro tipo de sociedad, la sociedad extranjera también debe realizar la apertura de una cuenta bancaria en el país en el que inicia su actividad comercial. Una vez se realice, allí se debe hacer el depósito del capital social, el cual es conformado por los socios o bien los inversionistas de la sociedad. Este proceso debe contar con la presencia del apoderado o del representante legal asignado. 

Escritura pública: la documentación mencionada anteriormente será necesaria para la constitución de la sociedad extranjera. Hecho esto, se procederá con el trámite de la escritura pública, la cual debe tener la firma del representante de la sociedad extranjera en el lugar de ubicación. Esta firma podrá generar el pago de derechos notariales. 

Registro de Libros de la empresa: es fundamental que toda empresa que se encuentre fuera de su lugar de origen, cuente con los libros de comercio, un libro de actas, un libro de accionistas y un libro mayor de balance. Se debe consultar el valor de inscripción para cada uno de los libros de acuerdo al país. 

Ventajas de una sociedad extranjera

Este tipo de sociedades permiten que empresas extranjeras puedan encontrar nuevos mercados y operar en zonas distintas para aumentar sus actividades comerciales. Es por ello que se convierte en un modelo que impulsa de forma importante el crecimiento económico, así como la productividad a través de la introducción de capital humano. 

Por otro lado, no podemos desconocer que facilita más opciones para los consumidores de la zona, fomenta el desarrollo tecnológico, sobre todo en países en desarrollo. Esto se debe a que las sociedades extranjeras aportan no solo dinero, sino también conocimientos tecnológicos y la extienden a los países en los que se ubican, lo que contribuye a facilitar el conocimiento del país teniendo un acercamiento directo a ellas. 

En últimas, la inversión de las sociedades extranjeras ayuda a que se cubra una parte de las necesidades de financiación que países en vías de desarrollo tienen en tanto las inversiones productivas, dado que suelen ser más estables que otras fuentes de financiamiento. 

Para conocer más acerca de esta sociedad y su funcionamiento particular de acuerdo a la zona en la que planea instalarse, es sumamente importante que se consulte con un experto que guíe en el proceso.