Saltar al contenido

Sociedad colectiva: Definición, requisitos, capital social y cómo constituirla

¿Qué es una sociedad colectiva?

A menudo se le conoce a este tipo de sociedad como sociedad regular colectiva, consiste principalmente en una modalidad en la que los socios, a partir del aporte que realicen al capital social y en nombre de una razón social definida, tienen la posibilidad de participar dentro de las gestiones de la empresa, así como también frente a sus beneficios, derechos y demás. 

Conozca todos las sociedades de las empresas.

Sobre empresarias aquí

Es así que, la sociedad colectiva permite que los integrantes administrativos puedan tener un compromiso frente a la empresa. Aunque no es tan común como otros tipos de sociedad, su consolidación representa una sociedad mercantil en la que la totalidad de los socios se encuentran bajo una razón social en común, donde participan con los mismos derechos. Para su fundación, se requiere de al menos dos socios. 

Conozcamos más sobre este tipo de sociedad. 

Características de una sociedad colectiva

Una de las características principales de este tipo de sociedad, tiene que ver con que cuenta con una autonomía patrimonial, lo que facilita que cada uno de los socios pueda cuidar y contar con su propio patrimonio para la respuesta ante obligaciones y deudas contraídas como sociedad. 

Responsabilidad de una empresa con sociedad colectiva: en este aspecto, cada uno de los socios tiene una responsabilidad ilimitada, sin embargo, es posible que este elemento pueda restringirse de acuerdo a la inscripción dentro del Registro Mercantil. Es así que, en caso de que no se llegue a cubrir la totalidad de las deudas sociales con el patrimonio social, serán los socios quienes lo respalden, quienes de forma solidaria asumen la deuda frente a terceros. 

Capital social: no cuenta con un monto mínimo establecido para poder constituirse como sociedad. 

Socios: aunque si bien no se establece un número máximo de socios que tengan que estar presentes para la constitución de la sociedad, se requiere que como mínimo haya dos socios, quienes participan en la empresa en igualdad de condiciones. Para ello no hace falta que exista el capital social establecido. 

Los socios pueden ser capitalistas o socios industriales. Los socios capitalistas son quienes aportan a la sociedad ya sea con capital o con bienes, mientras que el socio industrial es quien ofrece una actividad o servicio determinado dentro de la sociedad. 

Requisitos: es sumamente importante que se tenga claridad sobre las leyes que rigen este tipo de sociedad, pues en el caso de la sociedad colectiva, esta se encuentra regida por el Código de Comercio. Necesita contar con al menos dos socios para poder iniciarse, esto aún cuando no hay monto mínimo establecido que deba tenerse para el capital social. Se tributa a partir del Impuesto de Sociedades, de manera que los socios no realizan este proceso de forma independiente. 

En cuanto a la organización de la sociedad, en el caso de la sociedad colectiva, los socios están en posición de tomar decisiones sobre distintas situaciones en el interior de la empresa, las cuales pueden realizarse desde el momento de la constitución y relacionado sobre cualquier aspecto como el nombramiento de los administradores y sus cargos respectivos, la razón social o denominación de la sociedad, el capital que es aportado por estos, entre otros elementos clave. 

Características de una sociedad colectiva

Pasos para crear una sociedad colectiva

Este tipo de sociedad se rige a partir del Código de Comercio, por lo que se deberá consultar en el funcionamiento legal de cada país, las condiciones particulares para acceder a él desde la sociedad colectiva. Hecho esto, será necesario solicitar la certificación negativa con el nombre de la sociedad o la razón social en el Registro Mercantil.

Luego de ello se debe obtener el número de identificación fiscal o NIF, el cual será emitido en la Agencia Tributaria.  

Escritura pública

una vez se cuente con todo lo anterior, será momento de proceder con el contrato que se realiza la bajo la escritura pública, el cual debe incluir información básica de la empresa, como: la razón o la denominación social, que es el nombre de la empresa, los datos de cada uno de los socios que la conforman, los datos de los socios que tendrán a su cargo la gestión de la sociedad, el capital social, el aporte que cada uno de los socios realiza y su formato, sean en crédito, bienes o en efectivo, la duración estimada de la sociedad, el objeto social o la actividad a la que se va a dedicar la empresa, las funciones de cada uno de los socios, entre otros aspectos. 

Una vez el contrato esté terminado, se pasa al Registro Mercantil para iniciar con el proceso de inscripción. Es así que, posteriormente, se debe pagar el impuesto sobre las transmisiones patrimoniales, así como los actos jurídicos documentados para que, finalmente, sea posible la inscripción de la sociedad ante el Registro Mercantil Provincial. 

Ventajas de una sociedad colectiva

Una de las principales ventajas de este tipo de sociedades se relaciona con que todos los socios de la empresa tienen la posibilidad de contar con voz y voto, así como también pueden ser partícipes de los beneficios de la sociedad. Es posible que, con el curso de esta modalidad, la empresa pueda conseguir un buen capital, dado que no cuenta con un número de socios determinado como límite, lo que aumenta sus probabilidades de expandir el capital. 

Un socio está en el derecho de decidir la forma en la que aporta a la sociedad, ya sea como con su capital como socio capitalista, o bien con su trabajo, siendo un socio industrial.

Es así como funciona este tipo de sociedad, sin embargo, te recomendamos hablar con un experto antes de iniciar el proceso para consultar sobre la reglamentación en tu país y que estés informado sobre los procesos particulares que se gestan allí.