Saltar al contenido

Sociedad Civil – Qué es, Funcionamiento y Pasos de creación

¿Qué es una sociedad civil?

Se trata de uno de los tipos de sociedad más frecuentes, dado que permite que un número de personas puedan tomar decisiones entorno a una organización constituida, las cuales se realizan de forma colectiva y apuntando a un bien común con la actividad a la que se dedica la empresa. Este tipo de sociedad aplica para la constitución de organizaciones que bien pueden ser sociales o también instituciones cívicas. Sin embargo, también suele ser elegida a la hora de constituir negocios pequeños. 

Su constitución implica la participación de dos o más personas que desean realizar un proyecto con ánimo de lucro. Las personas que integran la sociedad pueden realizar aportes como trabajadores, pero también como socios capitalistas con el aporte de dinero o bienes para la consolidación de la sociedad y su posterior operación. 

Características de una sociedad civil

Este tipo de sociedad, se organiza de una forma muy particular, dado que puede contener varias formas de representación, así como también de administración. Es decir, puede contar con un administrador único y también, administradores solidarios o mancomunados, quienes participan dentro de las decisiones que se tomen a nivel de la sociedad. 

En cuanto al conjunto de aspectos que hacen parte de la SC, encontramos: 

Responsabilidad de una empresa con sociedad civil: la sociedad, en este caso, se caracteriza por establecer una responsabilidad social ilimitada y personal que involucra a los socios. Esto implica que en tanto la sociedad adquiera deudas y obligaciones, serán los socios quienes respondan con sus bienes en caso de haber agotado los recursos con el patrimonio de la sociedad. 

Capital social: una de sus particularidades tiene que ver con que, en el caso del capital social, no existe un capital social mínimo establecido. Esto permite que se puedan reducir los costes de constitución y facilita los trámites para la consolidación de la empresa. 

En caso de que se aporten inmuebles o derechos reales, lo ideal será, entonces, constituir este tipo de ciudad a partir de una escritura pública, trámite que se realizará frente a un notario. 

Socios: requiere de mínimo dos personas para poderse constituir. Estas personas deben, en primer lugar, adquirir la facultad de autónomos, de manera que es necesario que coticen su seguridad social de forma independiente. Además, son los socios quienes se hacen responsables de los compromisos adquiridos a través de la sociedad. 

Requisitos: la constitución de una sociedad civil requiere contar con el impuesto de sociedades, proceso que funciona como sucede en las Sociedades Limitadas (SL). Los libros contables deben ser presentados cada año, junto con las cuentas de la sociedad, ante el Registro Mercantil. Además de la autonomía de los socios, se debe contar con un contrato privado de la Sociedad Civil, documento que dará cuenta de la actividad de la organización. 

Es importante tener en claro los estatutos de la sociedad, es decir, los atributos, tales como la denominación social o razón social, el domicilio, que será la sede de ubicación física, el patrimonio consolidado desde los recursos de cada uno de los socios, el objeto social que será la actividad de la empresa y el conjunto de normas que regirá la sociedad. 

sociedad civil

Pasos para crear una sociedad civil

Para constituir una sociedad civil, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos: 

Registro de una sociedad civil: se debe realizar la firma de un contrato privado que involucre a todas las partes que conformarán la sociedad civil, suele ser conocido como contrato de constitución. Hecho esto, será necesario darse de alta en Hacienda con el NIF, así como también con el Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados. 

Hecho esto, será necesario solicitar el Código de Identificación Fiscal (CIF), el cual permite que la sociedad se identifique ante efectos de carácter fiscal. También se debe contar con la Declaración Censal, la cual determina el inicio de la actividad. 

Ministerio de Trabajo: en caso de que se contrate a algún trabajador, se requiere de la solicitud del número de patronal, inscribiendo a la empresa en la seguridad social. La sociedad contará con una inscripción válida para la persona jurídica o natural que figure como titular de la empresa. La apertura de un nuevo centro de trabajo, requiere de la comunicación del titular, es decir, esta información debe ser suministrada, así como las transformaciones o ampliaciones que se realicen. 

Libro de visitas: se trata de un espacio de documentación muy importante de la sociedad civil, el cual debe contener cada una de las visitas que se realicen en la inspección de Trabajo y Seguridad Social en la actividad como organización constituida. En algunos países ya funciona el Libro de Visitas de manera electrónica. 

Por último, pero no menos importante, requiere de inscribirse debidamente para la obtención de la Seguridad Social de forma independiente. 

Ventajas de una sociedad civil

Una de las ventajas más importantes de este tipo de sociedad, tiene que ver con que podemos contar con una constitución formal mucho más económica y sencilla, en comparación con otros tipos de sociedades, dado que no es necesario realizar una escritura pública. 

Por otro lado, con este tipo de sociedad se puede cotizar bajo la cuota mínima en el Régimen de autónomos. Esto la convierte en uno de los modelos más sencillos para iniciar actividades. 

Si te llama la atención este tipo de sociedad y planeas constituirlo para tu proyecto, te recomendamos consultar con un asesor especializado que te guíe en el proceso para iniciar.