Saltar al contenido

Sociedad capital: Qué es, cómo funciona, ventajas y más 

¿Qué es una sociedad capital?

A menudo también conocidas como sociedades capitalistas o sociedades abiertas, son una de las modalidades reguladas por el Derecho Mercantil. Se trata de un tipo de sociedad que cuenta con una autonomía patrimonial, por lo que cambia su modo de responsabilidad frente a las obligaciones de la sociedad. 

Conoce todos los tipos de sociedades aquí.

Sobre sociedades aquí

Es así que las sociedades capitales son constituidas por bien uno o varios socios, quienes se convierten en socios capitalistas y cuentan con los mismos derechos y deberes como sucede con los socios de la sociedad colectiva. 

Características de una sociedad capital

Particularmente, este tipo de sociedad puede organizarse de dos formas, en las sociedades anónimas o en las sociedades de responsabilidad limitada. Recuerda que para conocer el funcionamiento de cada una de estas sociedades, puedes dirigirte a nuestra sección especializada donde te contamos todo lo que debes saber. 

Adicional a ello, dentro de la sociedad capital encontramos la “sociedad express”, una modalidad que tiene la facultad de poder constituirse en un plazo de hasta 24 horas, por lo que es una de las mejores alternativas para negocios que desean consolidarse de forma rápida. 

Responsabilidad de una empresa con sociedad capital: se establece que existe una autonomía patrimonial en la que se responde a las deudas adquiridas por la sociedad desde allí, de manera que los socios asumen una responsabilidad limitada frente a estas. 

Características de una sociedad capital

Otro aspecto que se debe considerar es que en el caso de las sociedades personalistas, los socios pueden responder en su totalidad o de forma parcial a las obligaciones de la sociedad, pero también de forma subsidiaria o solidaria, de forma que la responsabilidad no se encuentra estrechamente vinculada al acuerdo de su patrimonio. 

Capital social: aunque no hay un monto establecido dado que cada tipo de empresa que se constituya tiene necesidades y condiciones distintas, se debe tener en cuenta que en este caso, la sociedad capital demanda que se cuente con el porcentaje suficiente como para iniciar actividades o su objeto social. Es así que el capital consolida la cifra que será almacenada como el patrimonio de la sociedad y determinará, a la vez, la medida de derechos que son concedidos a la red de socios de la empresa. El capital social es muy importante para los acreedores. 

Socios: como mencionamos, esta sociedad puede empezar a constituirse con una o más personas. Cada una de ellas realiza un aporte al capital social y será éste el valor máximo que podría perder dentro de la actividad de la empresa en caso de obligaciones y deudas. 

Organización de la sociedad: en las sociedades capitales, el órgano de gobierno más importante es el administrador, cargo que sólo es ocupado por una única persona. Sin embargo, en muchas empresas constituidas bajo este modelo, se decide que este cargo sea asignado a más de una persona. También están las Juntas Generales, que pueden ser ordinarias o extraordinarias de acuerdo a las necesidades particulares de la empresa. 

Requisitos: este tipo de sociedad requiere de la Escritura Pública para poder constituirse. La sociedad capital necesita realizar el proceso de inscripción en el registro de comercio en un plazo máximo de dos meses, esto se podrá realizar desde el momento en el que se inscribe o desde el día en el que se inician las actividades de la empresa. También debe contar con el principio de determinación, el cual indica el aporte al que asciende el capital y en el que señala toda la información relacionada, como el número de títulos en los que se reparte, ya sea en acciones o en participaciones. 

Además de ello, necesita contar con el principio de realidad, el cual vincula el capital social en relación con las aportaciones realizadas. Y el principio de estabilidad, el cual propone la ampliación del capital social o bien reducirlo, lo que implica que se haya cumplido a cabalidad el proceso que desgine la legislación en el lugar de ubicación. 

Pasos para crear una sociedad

Ahora bien, para la creación de la sociedad capital es necesario que esté consolidada la Junta General constituyente, la cual se conforma a partir de trámites especiales entre los que se encuentra el certificado emitido por el registro mercantil, uno de los documentos base para iniciar el proceso de constitución. 

Cuenta bancaria: se necesita abrir una cuenta bancaria que se encuentre a nombre de la sociedad. A esta cuenta será depositado el capital social, así como también las acciones de cada uno de los socios. 

Ventajas de una sociedad capital

Entre las principales características y además virtudes de este tipo de sociedad, encontramos que la cantidad de capital puede variar fácilmente. Se convierte en una ventaja dado que le permite poderse acomodar a las condiciones de los socios, así como también a las necesidades de la actividad comercial o el objeto social de la empresa. Adicional a ello, facilita que puedan repartirse dentro de la Junta Directiva. 

La sociedad capital permite un completo acondicionamiento con respecto a su gestión, pues en ella es posible consolidar funciones de carácter administrativo muy variadas, dado que permite que se implementen estrategias de inversión distintas en las que se puede recurrir a un capital privado, fondos tradicionales, fondos de cobertura o fondos de bienes raíces, entre otros. 

Conoce más de este tipo de sociedad asesorándote con un experto en el área. Esto será de gran ayuda si estás planeando consolidar tu empresa dentro de una sociedad para empezar tu actividad, además, conocer la reglamentación actual de tu país te permitirá poder seguir un proceso mucho más eficiente y seguro.