Saltar al contenido

Sociedad anónima cerrada: Funcionamiento, requisitos, socios y más 

¿Qué es una sociedad anónima cerrada?

Procedente de las sociedades anónimas, esta modalidad se especializa en un modo de operación que no supera las 20 personas. Estas pueden ser o bien personas naturales o personas jurídicas que inician la actividad comercial. Cada una de ellas participa dentro de diferentes procesos de la empresa, ya sea en el área administrativa, en la gestión general o bien en la representación de la sociedad. 

Conoce todas las sociedades que hay para las empresas.

Conoce más de sociedades

La sociedad anónima cerrada suele usarse principalmente en casos de constitución de empresas familiares o consolidación de proyectos empresariales pequeños y medianos. Se considera como una de las sociedades capitales más importantes, con un capital social que se forma a partir de acciones. 

Características de una s. anónima cerrada

En cuanto a la organización de la sociedad anónima cerrada, debe contar con un director, un cargo opcional, así como también con una gerencia y una junta de accionistas que se encarguen de la gestión de la empresa. Estos órganos realizarán juntas ordinarias y extraordinarias, las cuales tendrán como fin trabajar y revisar los estados financieros del año anterior, así como también los dividendos, directores y demás. Las juntas extraordinarias tendrán lugar en caso de que la empresa requiera una actividad en concreto. 

Veamos otras de sus características: 

Responsabilidad de una empresa con sociedad anonima cerrada: para este tipo de sociedad, la actividad de los socios en relación con la empresa se dá de forma limitada, lo que implica que, en caso de que la sociedad adquiera deudas y obligaciones en su nombre, los socios no deberán responder a ellas con su propio patrimonio. 

Capital social: como la misma sociedad anónima, esta modalidad no cuenta con un capital mínimo establecido dentro del capital o patrimonio social. Así, el capital puede estar constituido ya sea por bienes o por dinero en efectivo, si es por bienes, requiere de la valoración de un experto para examinar su valor económico. 

Acciones: las acciones en esta sociedad se diferencian de acuerdo al valor nominal, aunque también puede establecerse a partir de los beneficios que estén relacionados con ellas. Esto se debe a que pueden depender de un dividendo mínimo. 

Objeto social: es de gran importancia que las actividades de la empresa, las cuales se realizarán en un futuro cercano y a las que se va a dedicar completamente, sean informadas y queden debidamente registradas. 

Socios: aunque si bien el número puede variar en cada país, usualmente este tipo de sociedad requiere de al menos dos personas o socios, y alcanza su número máximo con 20 socios. En este proceso es necesario que se designe un gerente general y con ello, se establecen las funciones a su cargo con respecto a la sociedad. 

Características de una sociedad anónima cerrada

Duración de la sociedad anónima cerrada: aunque si bien la duración de esta sociedad no necesariamente cuenta con un tiempo determinado, en muchos casos se requiere que, si se tiene en claro el tiempo de duración se manifieste y se registre. En caso de que no se tenga calculado puede mencionarse o no, de esta forma se entenderá que su duración es de carácter indefinido. 

Requisitos: como mencionamos, lo ideal es que se cuente con al menos dos socios para la constitución de la sociedad. Así mismo, será necesario tener tres directores que formen parte del directorio de la empresa. Posteriormente, se adjunta una copia del D.N.I, documento que debe estar libre de cualquier tipo de deuda u obligación presente. 

En este proceso incluimos la razón social de la sociedad, se debe tener claridad del objeto social o la actividad de la empresa, la cual quedará debidamente registrada, la modalidad del capital de la sociedad, es decir, si será en especie o en efectivo, entre otros aspectos que pueden variar de acuerdo al país y sus regulaciones. 

Pasos para crear una sociedad a. cerrada

La sociedad inicia su actividad una vez obtenga la escritura de constitución, sin embargo, para llegar a ella, será necesario que se realice la escritura pública, un documento que incluye aspectos básicos y fundamentales de la empresa. En este registro aparecerá el capital conformado por la sociedad, el número de acciones en las que se podrá dividir, la razón social, el objeto social, la denominación o razón social que será el nombre de la empresa, información de los socios, entre otros datos. 

Es importante tener en cuenta que para la elección de la razón social, se debe realizar una búsqueda previa dentro de los registros públicos, de esta manera podremos tener la seguridad de que no usaremos una misma denominación que otra empresa ya legalmente constituida y establecida en el mercado. 

Cuenta bancaria: la sociedad anónima cerrada requiere de la apertura de una cuenta bancaria donde será depositado el dinero del capital social constituido por los socios y bienes aportados. Con la apertura y el depósito del dinero, la entidad bancaria emitirá una certificación que debe ser presentada como uno de los documentos clave para la constitución de la sociedad. 

Ventajas de una s.a cerrada

Son varias las razones por las que abrir una sociedad anónima cerrada es una de las mejores opciones para quienes han decidido consolidar su proyecto empresarial con pocas personas. Entre ellas, encontramos que se trata de una modalidad que puede ponerse en venta sin que esto, necesariamente, lleve a la disolución de la estructura de la empresa, esto sin contar que cuentan con una capacidad eficiente para poder acumular riqueza y utilidades. Estas podrán transferirse a partir de las acciones. 

Otro de los aspectos que se debe considerar, es que es una de las modalidades de sociedades que cuenta con la mayor facilidad para la obtención de créditos, incluso de aquellos que funcionan a largo plazo, especialmente cuando se ofrecen activos de garantías de pago grandes. A esto se suma que los socios no responden de forma personal, es decir, con su patrimonio, ante las obligaciones de la empresa, por lo que tiene lugar una protección del patrimonio personal, un aspecto fundamental para cada uno de los integrantes. 

Ten en cuenta que las leyes, trámites y demás especificaciones pueden variar de acuerdo al país, por ello es necesario estar al tanto de las actualizaciones en este tipo de procesos a la hora de constituir una sociedad. Esto implica contar con el apoyo de un experto en el proceso.