Saltar al contenido

Cómo montar una veterinaria – Consejos, tips y más

Iniciar el negocio de veterinaria

Los negocios dedicados a las mascotas son uno de los sectores que más ha crecido en los últimos años, esto se debe principalmente a que ha aumentado la tenencia de animales y con ello, la forma en la que nos relacionamos con ellos se ha convertido en una relación de protección y cuidado, compañía y lealtad. 

No es casualidad que hayan crecido los negocios, dado que su bienestar implica varias actividades frecuentes que ofrece una veterinaria, por ello, si tienes conocimiento en el área y buscas emprender tu propio negocio, esta puede ser la opción para ti. 

Veamos todo lo que necesitas para empezar. 

Conoce aquí todos los negocios relacionados a mascotas

Primeros pasos en el proyecto 

Lo primero que debes hacer es un estudio de mercado que te permita identificar posibles competidores ubicados cerca de donde planeas instalar tu local, además de ubicar los clientes potenciales, que en estos casos son personas y familias cercanas, especialmente. Si no tienes experiencia, lo mejor será realizar una pequeña investigación que te permita conocer los precios por productos que se manejan en el sector, dado que los tratamientos y demás procedimientos específicos tienen valores estables. 

Luego de esto, realiza un plan de negocios. En este documento debes especificar la actividad a la que se va a dedicar tu veterinaria, los servicios que va a incluir, el primer abastecimiento de productos, las vitrinas, el acondicionamiento del lugar, las personas que trabajarán allí, entre otros datos clave que, luego de una cotización, nos permitirán tener una idea del capital de inversión que necesitamos. 

Funcionamiento de una veterinaria

Pues bien, se trata de un establecimiento físico donde se ofrece atención médica profesional a animales domésticos para identificar, prevenir y/o tratar distintos padecimientos y enfermedades. En una veterinaria también funcionan servicios de baño y limpieza para los animales, así como también cirugías, desparasitaciones, hospitalización, venta de productos y artículos para el consumo, medicina, elementos para baño y alimentación, entre otros más. 

El perfil del emprendedor en esta idea de negocio se centra en una persona profesional que tenga los conocimientos necesarios para atender y llevar los servicios que haya elegido dentro de su propia veterinaria. 

Cómo montar una veterinaria

¿Debo contratar personal?

De acuerdo a la variedad de servicios que ofrezcas en la veterinaria, será necesario contratar al menos a una o dos personas que se encarguen de la atención en general del negocio, así como auxiliares para el baño y cuidado, entre otras tareas. En este sentido, la persona que se encargue de labores específicas de los animales debe ser titulado en el área.

Puedes contar con otras personas como ayudantes, personal de limpieza y atención al público que si bien no necesitan ser profesionales veterinarios, deberán tener conocimiento en el servicio de atención al cliente, cuidado del local y asesoría. 

Requisitos para abrir una veterinaria

Además del título profesional para quienes se van a encargar del tratamiento de cada uno de los casos y servicios, será necesario contar con las licencias y permisos necesarios para el local, además del registro correspondiente. Esto implica consultar con la entidad reguladora de tu ciudad, cuáles son los permisos que debes adquirir para poder poner en marcha tu negocio. 

Necesidades del local de funcionamiento

Local habilitado: cuando se va a alquilar el local, debe especificarse que será para una veterinaria, ya que la infraestructura tendrá que disponer de ciertos servicios de acceso directo. Además, debe ser un lugar amplio, que esté a la vista del público, en dónde se bañará y cortará el pelo de los perros. También tendrá que tener espacio para el quirófano y un pequeño espacio de espera.

Instrumentos y insumos: necesitas tanto los instrumentos de estética como también las cortadoras de pelo y secadoras, los quirúrgicos, son muy específicos y deben ser comprados en el lugar indicado que se dedique a fabricarlos y comercializarlos. En cuanto a los insumos, siempre se debe mantener equipos base disponibles y controlarlos, entre ellos habrá: anestesia, desinfectantes, antiparasitarios, antipulgas, garrapaticida, shampoo y otros medicamentos específicos para ojos, estómago, etc.

Mobiliario: se necesitarán jaulas de plástico y de metal para tener a los animales que han sido operados y a aquellos que sólo han acudido por una sesión de estética, pero que sus dueños han aprovechado para hacer alguna diligencia mientras tanto.

Y por último…

Entre algunas alternativas que puedes tener en cuenta y que están siendo cada vez más rentables en el mercado, puedes tener en cuenta ofrecer visitas bimestrales a domicilio, chequeos completos cada seis meses e incluso ofrecer un producto natural, tanto de estética o alimentación, creado en la misma veterinaria (exclusivo). 

¿Cómo promocionar mi negocio?

Las veterinarias suelen estar conectadas estratégicamente con otros negocios relacionados, tales como las pet shops, o tiendas de animales donde solo se ofrecen productos de consumo, entre otros. Prueba esta alternativa para aliarte con otros nichos del mercado. 

Usa publicidad física como tarjetas de presentación que puedas entregar a tus primeros clientes con números de contacto, dirección, nombre y servicios. No olvides la publicidad digital, pues en realidad es mucho más eficiente de lo que se cree. Crea un sitio web con la información de tu negocio, los servicios que ofreces, fotografías del local, productos y valores, entre otros datos que tu público va a apreciar. 

Primeros pasos en el proyecto de una veterinaria

Consejos clave para emprender 

Uno de los principales factores que debes tener en cuenta es que tu negocio y sobre todo, tu servicio, debe demostrar calidad en todo el sentido de la palabra. Esto viene incluido desde el momento en el que ingresan a la veterinaria, donde los clientes deben encontrar un espacio limpio, con todo lo necesario, personal disponible, claridad en la información que reciben, consejos y recomendaciones de cuidado para sus animales. 

Por otro lado, elige una zona con potencial donde, en lo posible, el nivel de competencia no sea alto. Si bien puede ser complejo, intenta ubicarte en una zona visible, cerca de zonas residenciales y vías importantes para aprovechar la visibilidad de todos los transeúntes. 

Para abrir una veterinaria no solo hace falta el equipamiento de todo el negocio, el cual debe ser de la mejor calidad, sino también, se debe considerar el servicio que se ofrece en términos de atención a cada cliente. Procura que cada persona que ingresa con su mascota, reciba un trato amable y respetuoso, donde sus dudas sean solucionadas. Este es uno de los principales secretos para fidelizar a nuestros clientes. 

Puntos débiles: si estás ubicado en una zona con alta competencia, tu negocio puede no prosperar, pues aun compitiendo con precios, lo cierto es que el público tiende a elegir con frecuencia aquellos servicios que ha probado y a ellos deposita la confianza y el bienestar del cuidado general de sus animales. Por otro lado, el capital de inversión de un negocio como este puede ser considerablemente alto, dado el tipo de servicios que ofrece y los materiales que requiere para operar. 

Puntos a favor: es un sector que cada vez toma más fuerza, dado que la tenencia de animales ha aumentado considerablemente en los últimos años, por ello, es un negocio que tus clientes estarán felices de tener, especialmente si está cerca de aquellos que más lo requieren. Las ganancias son más altas si ofreces productos básicos necesarios que tus clientes puedan ver mientras esperan una consulta o realizan otra compra, asegúrate de equiparlo lo mejor posible. 

Y ahora que conoces todo lo que necesitas para empezar tu negocio, ¿qué esperas para abrir tu propio negocio?

El momento es ahora.