Saltar al contenido

Negocio de Taller Literario – Ubicación, Requisitos y Consideraciones

Montar un Taller Literario 

Contrario a lo que se pensaba en los inicios de este siglo, la lectura por Internet, lejos de alejar a los lectores del placer de portar un libro en sus manos para disfrutar de él a la lumbre de una cálida luz que complementa la tibieza del fuego de una estufa a leña, terminó por acercarlos aún más, tanto a nuevos como a clásicos títulos, los cuáles pueden conocer gracias a la misma web que hace menos de dos décadas, amenazaba con exterminarlos. Es así que llegamos a la conclusión de que Montar un Taller Literario es un negocio que nos puede dejar grandes ganancias si la lectura atrapa a nuestros clientes. Así es que te daremos los consejos más modernos para llevar adelante un emprendimiento de dicha índole en los tiempos que nos han tocado vivir.

Mira aquí todos los negocios de educación

¿Dónde Puedo Montar un Taller Literario?

Montar un Taller Literario tiene una amplia gama de posibilidades en cuánto a su ubicación. A continuación, te damos varias ideas para que tomes en cuenta al momento de elegir un lugar:

Espacio propio: tanto un lugar que compres o alquiles, un local propio le dará prestigio, independencia y dará la sensación a los futuros clientes de que el negocio se sustenta solo y que, por ende, mucha gente acude a él y así el espacio se puede sustentar. Esta opción es la adecuada cuando podemos darnos el lujo de realizar una importante inversión inicial.

Montar un Taller Literario

Sub-arrendamiento: ¿qué ocurre cuando queremos Montar un Taller Literario pero no contamos con los recursos económicos suficientes como para alquilar un local para nosotros solos? Es aquí cuando entra en escena la opción del sub-arrendamiento. Es decir, le alquilamos un espacio pequeño a un lugar grande, como ser, por ejemplo, un instituto de letras, una academia de idiomas o un espacio multi-cultural. En este caso debemos tener en cuenta que la publicidad que tendremos que hacer será mayor, ya que nadie que pase por la puerta del sitio logrará identificar que allí funciona un taller literario.

En casa: cuando el dinero realmente es un problema, nuestro propio hogar será el terreno en el cual forjemos nuestro presente y nuestro futuro en lo que a Montar un Taller Literario respecta. Nuestro cálido living le dará la bienvenida a estos ávidos lectores que, con sumo gusto, pagarán una cuota para que les recordemos lo gratificante que resulta leer y los matices que esta actividad puede tener. Como decíamos en la opción anterior, aquí también la publicidad deberá ser exhaustiva, ya que será la única forma en que nos daremos a conocer.

Consideraciones de un taller literario

Porque no sólo de lectura llana y lisa vive el Hombre, debemos encontrar las diferentes y múltiples facetas que leer implica: analizar, dramatizar, escribir, debatir, actividades de roles, entre muchas otras cosas. Lo que debes hacer es encontrar diferentes dinámicas que atrapen la atención y mantengan vivo el interés de los asistentes al taller; ideas no faltan a la hora de planificar magníficas lecciones de dinámica, interactiva e introspectiva lectura.

Requisitos para iniciar en un taller literario

Uno de los requisitos es prestar especial atención al público objetivo, que se trata de personas que tengan bastante tiempo libre, puede ser a personas jubiladas o pensionistas que gocen de bienestar.  De manera que los clientes por lo general son personas mayores. Pero también debe dirigirse a todo aquel interesado en mejorar la lectura y escritura. 

Otro aspecto que debe tomarse en cuenta son los horarios, la ubicación e incluso la decoración del lugar, los cuales deben ser muy compatibles con los gustos, preferencias y disponibilidades del público a quienes se oferte el espacio. 

Los Talleres Literarios deben estar en lo posible estructurados por módulo, los cuales pueden tener una duración entre uno y seis meses cada uno. En ellos se ofrecen contenidos específicos, tales como Literatura del siglo XX, la Generación del 20, Literatura Iberoamericana, Literatura Colonial, entre varias  otras opciones. 

Igualmente, es importante abordar el tema de la escritura, ofreciendo talleres de lectura y escritura para  que los participantes que leen, puedan también escribir desde su propia creación, sobre las bases de los temas que hayan estudiado en el grupo del taller y los lineamientos que se planteen.

 

Ventajas de tener un taller literario

Este negocio brinda la posibilidad de ofrecer a las personas interesadas una apertura al conocimiento, a los clásicos de la Literatura Universal, como también a los escritores modernos que han escrito sobre los  tiempos de la forma más sensible, también cruel y muchas veces polémica. 

Igualmente, este espacio como negocio, es una oportunidad de tener interesantes ingresos de dinero, trabajando con la  lectura y escritura, prestando especial atención al público a quien se va a dirigir el servicio. 

Otra ventaja es que, sin ser escritor o profesional de la Literatura y Letras, las personas aficionadas en el tema por más que no cuenten con un título oficial, sí han hecho talleres y se han nutrido en lo que a los contenidos del taller respecta y tienen sólidos conocimientos en Literatura Universal y/o específica de una región, pueden estar a cargo de llevar adelante este negocio.

Consejos para iniciar un taller literario

Consejos para iniciar un taller literario

En un taller se dirige, pero se debe tener cuidado con el tono y el trato al cliente, evitando imponer situaciones, porque puede convertirse el taller en una actividad que ya no sea divertida e interesante, lo que puede alejar al participante. 

-La actividad debe ser necesariamente divertida, atractiva e interesante para los participantes, quienes deben sentirse a gusto y con la motivación para  asistir. Incluir actividades de esparcimiento puede hacerlo más atractivo, algún juego, algún texto de risa, y también realizar espacios con algún escritor cómico. 

El taller se inicia con los textos, de la lectura y el análisis. Trabajando los textos de conocidos escritores, pero también  los textos de los participantes.

-Cada participante de un taller, tiene su propio estilo personal que no se debe intentar cambiar, sino mejorar. Ya que no existe  estilo perfecto sino perfectible.

-Igualmente, se necesita reconocer que en el taller, cada persona participante  tiene una aspiración, relacionado con el conocimiento, contacto, expresión, entre otros, por lo que este debe respetarse.

-Se debe también saber que escribir es un proceso de aprendizaje, la lectura, la teoría y las normas son necesarias para lograr este aprendizaje.

Problemas que se pueden presentar en un taller literario

Se puede tergiversar fácilmente el taller y convertirlo en algo diferente para lo que realmente se creó. Por ello, es muy importante tener claro el objetivo de la creación que es el taller literario. Aunque se puede diversificar dependiendo de la demanda, es importante mantenerlo encausado en la literatura. 

Los ejercicios de estilo deben ser parte del  taller por lo que, usualmente, los participantes que tienen problemas de expresión, de gramática, de vocabulario, de puntuación (unos son conscientes de sus carencias y otros no). Es importante, retomar los conceptos  olvidados. Por ello, se deben dedicar quince a veinte minutos en cada sesión para ejercitar estos aspectos.  

Casos de éxito 

Un caso de éxito es el taller literario Divinas Palabras, el cual, además de moderar tertulias literarias, también ofrecen la organización y moderación de talleres de escritura creativa, y  talleres de literatura.

La empresa considera que aunque existen muchos talleres dirigidos por afamados escritores, no se tiene que ser escritor para dirigir un taller de escritura, pero si se debe ser un buen lector, es decir un lector que analiza, comenta, selecciona, investiga lo que está leyendo. Esto es lo que la empresa pide a todos los participantes, luego de este requisito, algunos pueden llegar a escribir.