Tipos de Presupuestos – Definición, Similitudes y Diferencia

¿Cuales son los tipos de presupuesto?

Los presupuestos se pueden clasificar de varias maneras, porque las empresas tienen diferentes de ellos para varios departamentos dentro de la empresa, por lo que, hay diferentes métodos para el desarrollo de los presupuestos que pueden ser utilizados para cada tipo. 

Los presupuestos personales también pueden venir en varias formas. Así mismo, ciertos tipos de presupuestos funcionan mejor en situaciones específicas. En general, la elección del tipo de presupuesto a utilizar es una cuestión de preferencia personal.

Los presupuestos ayudan a las empresas y a las familias a llevar un seguimiento de sus finanzas. Con ellos, la gente y los empresarios pueden  asignar fondos a varias áreas donde se necesitan, y permiten mantener los gastos bajo control. Los presupuestos son una ventaja para las empresas a fin de predecir el resultado financiero durante un período de tiempo en el emprendimiento de un determinado proyecto o plan, lo que puede dar un avance muy importante en la toma de decisiones.

Clasificación de los presupuestos

Existen tres tipos principales de presupuestos que las empresas utilizan y cada uno tiene varios subtipos. 

Un presupuesto de operaciones describe el total de los gastos e ingresos operativos de la organización, típicamente para el período de un año fiscal. 

Los presupuestos de capital evalúan las inversiones y los activos de la empresa, y un presupuesto de caja muestra el flujo de caja previsto para entrar y salir de la empresa durante un período de tiempo. 

Además de estos tipos principales, se pueden crear presupuestos específicamente para eventos especiales, para la contratación y retención de nuevo personal y para gestionar los gastos de publicidad y el rendimiento de la inversión de la empresa. 

Los presupuestos pueden crearse para cualquier propósito específico dentro de una organización, por lo tanto,  los posibles tipos de presupuestos son ilimitados.

Los tipos más comunes de presupuesto o más conocidos sirven para el funcionamiento de cualquier negocio u empresa, por lo que resultan los más generales en el mundo de la contabilidad o el movimiento de dinero que percibe una empresa.

El primero de ellos,  es el el presupuesto de Flujo de Caja, el cual ayuda a determinar si el negocio funciona y adquiere suficientes ingresos o no, de manera que sirve para tomar decisiones bien sea en materia de la organización interna o establecer un cambio emergente de rubro para garantizar la supervivencia de la empresa.

Este modelo de presupuesto se puede establecer cada cierto tiempo y consta de medir la cantidad de ingresos que se percibe desglosando los movimientos cambiarios uno a uno. Se puede utilizar para medir diariamente la afluencia de clientela y su gasto. Sin embargo, las empresas prefieren utilizar esta herramienta cada cierto tiempo o tracto de días, como cada semana y media o cada mes, fin de no volver rutinario el estudio de la empresa y su rendimiento económico.

El segundo se centra en las ventas e ingresos, puede ser casi igual al anteriormente descrito, sin embargo, este presupuesto  es más detallado para los contadores, quienes podrán detectar no solo el flujo del dinero si no el destino, permitiendo realizar un balance general de forma final para determinar el movimiento del dinero y contrastar con los otros datos contables de la empresa, utilizando esta herramienta en comunión con otras de naturaleza similar. 

Se puede hacer un balance estadístico y determinar a futuro el movimiento económico de la empresa, datos que pueden ser vitales para expandirse en los negocios sin tomar muchos saltos de fe o decisiones sin apoyo investigativo sobre los números de la empresa.

Tipos de Presupuestos

El tercero es una modalidad de presupuesto más importante, este es el presupuesto de producción, el cual es contable y uno de los más usados para la determinación de los movimientos de compra y venta de los artículos que posee una tienda o empresa. 

Este modelo detalla y separa las cantidades necesarias en insumos, la compra de maquinaria para trabajar, la adquisición de herramientas, costo de la mano de obra por parte del recurso humano entre otros, con la finalidad de adquirir información sobre los gastos. 

Estos datos son vitales para detectar problemas de escape de dinero o problemas de expansión, a su vez sirve para determinar de forma detallada los proyectos que los ejecutivos de la empresa quieren emprender para crecer e imponerse en el mercado captado, siendo indispensable para vigilar las operaciones mercantiles que suelen ser masivas o complejas en el proceso.

Igualmente, dentro de las clasificaciones más generales de los presupuestos para las empresas, está el presupuesto maestro, se le llama así por englobar todos los sub modelos de presupuestos en una sola base de datos, volviéndose un listado masivo que contenderá detalladamente de forma global todos los movimientos de la empresa. 

Este modelo está presente en las empresas más grandes, cuya organización es masiva y necesita datos globales para determinar decisiones rápidas apoyándose en la proyección que este modelo de presupuesto, lo que facilita en las reuniones de accionistas o directores de la misma empresa, la gestión de fondos,  también está muy presente en los cierres de operaciones y declaraciones fiscales de carácter anual, para la coordinación de impuestos ante el órgano rector del país donde está establecida la empresa.

Por otra parte, los tipos de presupuestos que pueden servir de manera más personal, son aquellos que se crean no tanto para llevar un control económico de una empresa o negocio, sino más bien para alcanzar una meta específica, como la compra de un bien, un viaje o la inversión inicial para un negocio o sociedad cambiaria.

Existen tres de este tipo más comunes, que son estructurados de acuerdo a su flexibilidad, a los departamentos o actividades específicas y el tiempo que se requiere invertir para alcanzar la meta final.

De acuerdo a la flexibilidad, estos se subdividen en presupuestos adaptables o rigurosos. El primero tiene un carácter flexible, y es un presupuesto más arriesgado por lo que se debe tener cuidado en utilizarlo ya que, se   puede perder el control de los gastos fácilmente si no se piensa con calma las estrategias al momento de utilizarlo. 

En este caso, se debe establecer un plan presupuestario inicial que, con el tiempo pueda adaptarse a las circunstancias que puedan pasar a la lo largo de la vida de la empresa, este modelo de hipótesis económica a su vez implica más gasto, afectando los criterios de ahorro y estableciendo un tiempo mayor del esperado si se quiere llegar a una meta específica. 

Por lo tanto,  este modelo funciona para la supervivencia y a la vez para estimular la dinámica que utiliza la empresa para salir de problemas que requieran la figura del dinero para resolverse.

Por el contrario, el presupuesto rígido establece una disciplina estática, ateniéndose al plan presupuestario inicial, no importa los problemas que tenga la empresa, el plan sigue su curso sin importar los imprevistos, no estableciendo diferencias ni haciendo gastos no programados.  

La empresa deberá tener paciencia y no entrar en pánico, ya que el presupuesto rígido está destinado para una meta propuesta, bien sea la construcción de un proyecto o el desarrollo de un departamento que necesite este plan para formarse o la realización de una meta económica en un tiempo determinado sin posibilidad de cambio. 

Existe a su vez dentro de los modelos de presupuesto generalmente los dirigidos a proyectos específicos, los planteados en tractos de tiempo específico o plazos.

Los más comunes son los creados a mediano o corto plazo, este modelo se establece para consolidar la vigilancia del movimiento comercial de la empresa para  mantener un control o cumplir una meta en un tiempo cercano, este modelo es el más utilizado frente a los problemas de inflación en algunos países.

Los presupuestos a largo plazo, son establecidos para empresas que perciben una cantidad de ganancias suficientes o masivas, a fin de desarrollar  proyectos de gran expansión o creación. 

Este modelo de presupuesto es utilizado por los gobiernos, los cuales tendrán un control cada largo tracto de tiempo para determinar proyectos municipales, como construcción de carreteras o edificios de carácter público o sanitario,  a su vez las grandes empresas manejan los mismos o hasta más cantidad que un estado o país, adoptan estos modelos para la creación de proyectos masivos con la finalidad de estimular miles de puestos de trabajo bajo su control.

Los presupuestos para actividades más específicas, como los consolidados para el recurso humano administrativo, suelen ser de forma separada a los planes empresariales o proyectos, siendo una herramienta cambiaria para establecer un control sobre los ingresos del personal y asegurar la constante operatividad del mismo.

La razón por la que se crea de forma austera es porque este presupuesto no debe afectar los proyectos dentro de la empresa de manera que el proyecto no sea frenado para satisfacer los costos de personal y que, el mismo  no se vea afectado por desviar fondos a los proyectos. Por ello, estos presupuestos separados son importantes a la hora de detallar las estrategias necesarias para crecer como empresa.

Presupuesto familiar o personal

Además, existen modelos más simples de presupuestos, utilizados por una sola persona o familias que, implican una estrategia más genérica o simple para determinar sus finanzas y el movimiento económico personal o familiar.

Estos modelos de presupuesto sirven para llevar un control detallado sobre los ingresos por el trabajo y los egresos producto del pago de los servicios, adquisición de bienes o planteamientos de proyectos familiares, como vacaciones o seguros para la familia.

A su vez esta herramienta le permitirá conocer su capacidad para ahorrar de manera que usted podrá estimar los gastos que deberá hacer para mantener estable la calidad de vida de su familia.

Existen varios métodos para llevar correctamente un presupuesto familiar dependiendo del nivel de vida  y lo que se quiera hacer y adquirir. En primer lugar, se deberá tener en cuenta la infraestructura que existe en la sociedad y el modelo de economía, determinando su carácter inflacionario y la capacidad adquisitiva establecida.

Todos los factores presentes ayudan a establecer un plan preciso, a fin de cumplir la meta económica que se plantea de acuerdo al nivel de ingresos percibidos, pudiendo disminuir un poco la calidad de vida para  cumplir un proyecto económico, como lo es ahorrar para unas vacaciones, el establecimiento de un negocio o la compra de un bien, como lo es una casa o un vehículo. Todo depende de la carga familiar en contraste con sus gastos personales y los ingresos que se obtienen producto de la actividad laboral. 

Si es en pareja se puede organizar el presupuesto, de manera que cada miembro de la pareja cubra ciertos gastos, también se puede establecer un presupuesto único donde la pareja cubra los gastos en equipo siempre, con la finalidad de cumplir una meta financiera, todo depende de los criterios personales que cada uno tenga sobre el dinero y sus gastos. 

Si solo una persona trabaja dentro del grupo familiar, el presupuesto ayuda de buena manera a mantener el flujo de dinero bien encaminado para dar soporte mientras la pareja encuentra un nuevo empleo o establece un proyecto personal que ayude a percibir ganancias por la actividad. 

Este presupuesto familiar se plantea para la adquisición de un bien mueble o inmueble, pudiendo restringir algunos gastos para comenzar  a ahorrar, y si viven en un país cuya economía sea inflacionaria pueden adquirir una divisa más estable y guardarla poco a poco hasta conseguir la cantidad deseada para la adquisición del bien.  

Si se va a programar un presupuesto para adquirir un coche, se  necesita estimar el costo del mismo, bien sea que se trate de uno nuevo o usado. Ponderando también la cantidad de combustible que consume y si cuenta con el diseño para fácil acceso al lugar donde se vive, estimando la posibilidad de daños, en caso de vivir en zonas rurales cuyas carreteras puedan deteriorar el mismo con facilidad, entre otros factores que se deben tener en cuenta al momento de adquirir el auto para el que se está planificando el presupuesto.