Cómo Planificar un Presupuesto – Ingresos y Gastos

Planificación de un presupuesto

Los vaivenes de la economía hace que las empresas y consumidores traten de  poner las finanzas en marcha, teniendo un presupuesto que realmente funcione lo que resulta  más importante que nunca.

La clave para planificar un presupuesto es entender las diferentes estrategias presupuestarias y averiguar la que es la más adecuada. También es vital darse cuenta de que este proceso no siempre es fácil, se requiere esfuerzo, inteligencia y perseverancia.  

A continuación se presentan algunos aspectos que le pueden ayudar para la planificación de un presupuesto de la manera más adecuada.

Basar los ingresos y gastos en la realidad

Se debe comenzar por hacer una lista de todo en lo que se ha gastado en los últimos 3 meses. Esto puede tomar un poco de tiempo extra, pero sólo anotar los gastos e ingresos de hace un mes, no permite ver el marco completo. Puede que se olviden las transacciones que sólo se realizan trimestralmente, en el caso del presupuesto familiar por ejemplo, el cambio de aceite del coche, o las bonificaciones de ingresos en el trabajo. Haciendo la salvedad que, esta idea también es válida para las empresas. 

Se necesita ser honesto consigo mismo para no dejar nada por fuera. Por lo tanto, si se quiere  que el plan de presupuesto sea lo más exacto posible, hay que asegurarse de que realmente se está apegado a las metas de gastos mensuales. Para ello, se debe basar el presupuesto en la realidad usando las cifras correctas.

Elegir un plan personalizado o que se ajuste a la empresa

Existen múltiples tipos de presupuestos y planes de gastos, así que elegir el correcto es importante. Puede que a lo mejor se tenga que probar durante un par de meses para ver si el tipo escogido funciona mejor para la familia o la empresa. 

 Algunos de los modelos más conocidos son: 

  1. La llamada regla del 50/30/20. Esta regla divide los hábitos de gasto en tres categorías con ciertos porcentajes. Basándose en los ingresos, los gastos esenciales como los servicios públicos, la comida y el alquiler, constituyen el 50% de los gastos. Los gastos innecesarios como cable, internet, teléfono celular, constituyen el 30% del presupuesto, y las metas futuras tales como pago de deudas, ahorros, fondo de retiro, constituyen el resto, o sea el 20%.

  1. El modelo de presupuesto de gastos fijos y variables. Este método divide el presupuesto en dos categorías, gastos fijos y variables. Sólo se puede reducir el pago de los gastos fijos, como el seguro del coche, y el pago de la hipoteca, hasta cierto punto, pero los gastos de comida y entretenimiento caen dentro de los gastos discrecionales, que pueden ser recortados si es necesario.

  1. El Presupuesto de los mínimos. Este es un presupuesto basado en el menor ingreso mensual posible. Si se trabaja por cuenta propia o en un trabajo a comisión, este tipo de plan será el que mejor se adapte a un usuario en esta condición. Creando un plan basado en las necesidades absolutas que se requieren para sobrevivir, con cualquier otro dinero visto como complemento.

Cómo Planificar un Presupuesto

Encontrar  un método para rastrear el presupuesto

Este paso se lleva  cabo cuando se han calculado los gastos, y se tienen claros los ingresos, dividiendo el presupuesto en un plan que funcione de acuerdo a la  situación específica, decidiendo el momento de cuando va a hacer el seguimiento de todo el presupuesto cada mes.

Si se es un experto en tecnología a lo mejor prefiera hacer un seguimiento de los gastos diarios en una aplicación móvil. También, seguramente  se prefiera llevar un pequeño bloc de notas y un bolígrafo para anotar rápidamente las transacciones. Sin embargo, se sugieren algunas mejores opciones:  

-El servicio completamente gratuito de  basado en la web y la aplicación móvil. 

-Tener un software de escritorio de presupuesto.

-Usar las plantillas de presupuesto mensual gratuitas de Microsoft que se pueden descargar fácilmente.

Nuevamente, es posible que se tenga que probar algunas herramientas en línea diferentes, o plantillas de hojas de cálculo, pero una vez que se encuentre la que funciona, se aconseja quedarse  con ella.

Planificar un presupuesto que funcione

Si se está tratando de conseguir el mejor método para  planificar un presupuesto que funcione es importante mantenerse en el  largo plazo y no desanimarse si no funciona muy bien durante los primeros meses, porque lleva tiempo crear nuevos hábitos de gasto, y nivelar a medida que los ingresos fluctúan.

Además, se debe experimentar sin que existan temores de probar diferentes métodos, herramientas y recursos para planificar un presupuesto, porque a medida que las circunstancias van cambiando y la dinámica de la empresa o familiar  evoluciona, se puede encontrar que un estilo o método ya no funciona, y es hora de probar otros nuevos.